Economia Social Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! PYMES 

Martín Zambrano: “En Córdoba encontré mi lugar”

Martín Zambrano es un productor nacido en la provincia de Corrientes que carga sobre sus espaldas una larga historia de trabajo en Buenos Aires, Santa Fe y el norte de nuestro país. Padre de cinco hijos, la vida lo llevó por caminos difíciles que pudo sortear gracias al acompañamiento de su familia y la perseverancia en la actividad. Trabajó en plantaciones de tabaco, mandioca, batata, calabaza y hasta algodón. Radicado hace algunos años en Córdoba, se dedica a la elaboración de diversos tipos de hortalizas y verduras de hoja en un campo que alcanza las doce hectáreas.

Zambrano se muestra como un hombre activo y seguro de sí mismo. Asegura que sus hijos se han vuelto una parte importante en la producción familiar, ya que algunos de ellos se encargan de las cuentas, las planillas para la aplicación de fitosanitarios e incluso los procesos de siembra, cura, cosecha y lavado de la verdura.

El campo de la familia Zambrano se ubica sobre el kilómetro trece y medio, en el Camino 60 cuadras perteneciente a la zona sur del Cinturón Verde de Córdoba. Durante nuestra visita, un día frio y ventoso, Martín abandonó por un momento sus tareas y respondió cada pregunta con paciencia y amabilidad.

Ver más fotos aquí  btn-enlace

¿Hace cuánto se dedica a la actividad?

Me dedico a esto de toda la vida. Antes trabajaba en el tabaco. En el año 1974 conocí a mi mujer, que trabajaba con sus tíos también en el campo. Fui a Bolivia a casarme porque ella era de allá y después nos fuimos a Buenos Aires porque había un portugués que me buscaba para trabajar el tomate. Yo sabía hacerlo así que me fui para allá, a Escobar. Y después volvimos a Corrientes. Ahí no estaba muy bien la cosa, no había mucho trabajo ni mucha plata. Así que de ahí nos fuimos para Santa Fe y conocí, como mediero, las verduras. Lechuga, acelga, zapallito…pero los patrones me explotaban. Trabajaba mucho y nunca adelantaban nada. Y yo ya para ese momento tenía a los chicos. Así que me fui a buscar trabajo a Rosario con la familia. Hasta el perro y la gallina me llevé. Ahí me fue bien, como mediero el primer año que trabaje me compre un auto. Y el segundo, la camioneta.

Años después llegamos a Córdoba. Un amigo consiguió alquilar unas tierras, pero no tenía las herramientas. Entonces yo puse las herramienta y él los campos. Comencé a trabajar en Córdoba. La primera vez alquilamos 9 hectáreas, que trabajábamos mitad y mitad en el año 2005. Aquí encontré mi lugar. Yo laburo día y noche.

¿Su familia se dedica a esto?

Me ayudan mis hijas y uno de mis hijos. El otro se independizó, está en unos campos cerca de este. Además de mis hijos, me ayudan algunas personas a las que busco en los barrios de la zona. Les pago por changas, por los surcos trabajados. En una mañana se pueden desmalezar hasta cuatro surcos, por ejemplo.

¿Qué productos cultiva en su quinta?

Acá producimos puerro, lechuguín, zapallitos, cebolla de verdeo, perejil, acelga, remolacha. Además preparamos plantines de cebolla, que luego se trasplantan para que crezca la verdura. Estoy pensando en hacer papa también.

¿Cuáles considera que son las cosas a mejorar en el sector?

En algunos campos harían falta colocar bombas de riego, como en Santa Fe. Porque se sufre la falta de agua cuando están regando los grandes paperos. Entonces con una bomba se solucionaría este problema. Y se controlaría un mejor el uso del agua.

Ver más fotos aquí  btn-enlace

¿Cómo es un día en la quinta?

Me levanto temprano, a las cinco de la mañana. Si hay mucho para hacer a las 3, 4 de la mañana. Depende. Lo primero que hago es trabajar la cosecha pensando que tengo que armar la verdura para ir al mercado. Y cuando no voy al mercado, tengo que preparar la tierra. Hoy no voy al mercado, asique tengo que preparar la tierra para plantar cebolla. Voy de lunes a viernes, excepto el miércoles. Ella (señalando a su hija) me ayuda con las tareas.

¿Qué relación tiene con los ingenieros de la Asociación de Productores Hortícolas de Córdoba?

Los conozco. Me ayudan para ver qué le tengo que echar a los yuyos. Y mis hijas se encargan de llenar las planillas (de aplicación de fitosanitarios). Los conozco, son muy buena gente. Con Hernán (Cottura) y Diego (Arnedo) hemos comido un montón de asados juntos.

¿Y las capacitaciones son útiles para tu trabajo?

Me sirven, pero el que suele ir es mi hijo, Miguel. El más grande de todos, que trabaja conmigo.

¿Es importante la tecnificación para el sector? ¿Ha implementado en su quinta algún avance desde lo técnico?

Se está complicando ahora con el dólar que sube. Todos los insumos son en dólares y por ejemplo, comprar este plástico (señala el material colocado sobre una parte de la producción) para cubrir a los zapallitos del viento y las heladas, sale muy caro.

DSC_0104-facebook

¿Por qué considera que ha logrado sostenerse en la actividad?

Yo trato de hacer bien mi trabajo. La gente que me conoce me dice: “vos sos guapo, Martín”. Guapo porque laburo, me levanto temprano, soy honesto. Mientras uno haga su trabajo tiene que estar tranquilo.

¿Se considera una persona feliz?

Sí, yo estoy tranquilo. Antes tenía que laburar como negro para los gringos y siempre andaba seco. Llegaba un día domingo y no tenía para comprar un puchero, un kilo de costeletas. Y ahora no, hago mi trabajo, estoy tranquilo con lo que hago. Si quiero comerme un asado, lo hago. Hace poco pude comprarme un lote y en cualquier momento empiezo a construir la casa.

Fuente: Asociación de Productores Hortícolas de la provincia de Córdoba

 

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario