Ciencia y Educación Economia Social NOTICIA NUEVA!!! 

La filosofía que nos hace falta para detener la avalancha neoliberal

“Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos”. Maquiavelo “No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa”. Ortega y Gasset.

Nos tentamos en señalar que, como nunca en la historia humana, nos enfrentamos a dilemas tan serios y tenebrosos, y ello, en función a lo que todos lo comprobamos día tras día, desastres ecológicos, cambio climático, agrotóxicos que todo lo envenenan y por si todo fuera insuficiente, el avance neoliberal que se nutre de fascismo y hacen de las suyas.

¿Pero, qué acontece en el seno de la sociedad, del pueblo? Nos plantea Robert León Helman, filósofo paraguayo, al comenzar nuestro diálogo intermitente, que “ Comprender al ser humano, a éste de todos los días, levantado con el látigo del despertador, ansioso entre ardientes embotellamientos, en guerra en el trabajo y en el hogar; a éste de todos los tiempos, desde el creador de los utensilios de piedra, pasando por el que cultiva la tierra, hasta a aquel que ha llevado a cabo los más increíbles desarrollos tecnológicos y los más sublimes sistemas de pensamiento; a este hombre paradójico y complejo desde donde se lo mire, comprenderlo es nuestro atrevido propósito, perseguido quizá desde un atrevimiento juvenil e imprudente, pero con un gozo que rebosa las limitadas cuencas de nuestro espíritu”.

Y nos remata con este interrogante más que inquietante:   ¿Pero por qué tratar de comprender al ser humano? ¿Acaso por una mera curiosidad efímera? ¿Por un simple capricho intelectual? Le respondimos: Porque es necesario salir de la chifladura social, superar al neoliberalismo como etapa financiera del capitalismo y pensar en un nuevo tipo de democracia, superadora a la actual que la entendemos colapsada.

ÉTICA SOCIAL COOPERATIVISTA

Así llegamos al punto central de este diálogo, nos dispara Helman:   Si perdimos la brújula entonces perdimos la dirección, los ideales, el seguimiento de unos valores… Qué necesitamos? Volver a apostar por unos valores que nos permitan abordar desafíos como las guerras, la degradación ambiental, la pobreza y la desintegración espiritual del individuo. Es decir, necesitamos una ética social.

Helman, impiadosamente, nos provoca: “¿Existe una ética social cooperativista? Esa respuesta te corresponde a vos”.

Para nosotros es fácil responder que sí, existe una ética social cooperativista, consagrada en su noble doctrina, sus valores y principios destinados a impulsar la formación del hombre y mujer cooperante, aquella experiencia que surgió, precisamente, desde las entrañas de la revolución industrial como remedio social a ese proceso capitalista que conmovió las estructuras feudales y sembró desgracia social.

Pero la realidad es implacable y se evidencia despiadada con la propia especie humana, pues ésta ha sido despojada -por ahora- de su voluntad de cambio.

La multiplicidad de medios comunicacionales han confundido la conciencia porque está infectada de lógica liberal capitalista y estimula los vicios de la voluntad, consecuentemente, mezquindad, egoísmo, individualismo y desde allí es imposible descubrir la manipulación que disfraza la realidad.

Los simples acontecimientos diarios de nuestras vidas y de la sociedad, son expuestos ante nuestros ojos de manera difusa y confusa, ni hablar de las comunicaciones verbales y escritas. La filosofía neo-liberal es una filosofía utilitaria, sin alma, superficial y lo peor, es fósil, mañoso.

Por ello, necesitamos más que nunca, de la filosofía para que nos haga pensar, discernir, examinar, cotejar, descubrir, para detener la avalancha neoliberal, para develar lo que está oculto, disfrazado, lo que se encuentra en lo profundo de la realidad. La filosofía debe volver para dotarnos de herramientas reveladoras y recuperar nuestra condición de hombre y mujer pensante, reflexivo.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Por José Yorg. El Cooperario

Fuente: Diario Opinión Ciudadanafilo

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario