Economia Social Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! 

Cuando el odio nubla la razón

El gobierno Peronista que presidia el General Perón, proyecto y construyo un hospital con una profunda mirada social seria el: Hospital de Niños más importante de Latinoamérica. Pero el proyecto fue frustrado en 1955, cuando los gorilas le arrebataron al pueblo el poder. A partir de ese momento, pasó a llamarse “Albergue Warnes”. Que fue sinónimo de tristeza, desolación, miseria. Esta es su historia íntima. Cotidiana. La que la prensa del régimen prefirió ocultar. 0 mistificar.

 Iba a ser el hospital de Niños más importante de Latinoamérica. Y uno de los más completos del mundo. Actualizado, ultramoderno, capaz de albergar a miles de enfermos. Cuatro bloques de varios pisos. Inmensos. Decorados por especialistas en psicología Infantil. Para que los “únicos privilegiados” habitaran un lugar encantado, un edificio lleno de color y alegría. Porque a la enfermedad (y esto lo saben los psicólogos) no sólo la curan los médicos; es necesario —también— que los internados sepan que alrededor de ellos no está rondando la muerte; que está rondando la vida . . .
Fue entonces que cerca de 1950, el gobierno peronista decidió erigir ese hospital modelo. Frente al viejo hospital Alvear, sobre la calle Warnes, en pleno barrio de La Paternal.
En ese lugar, recuerdan los viejos vecinos, existia una chacra abandonada. Sus dueños no pagaban impuestos, y daba la impresión de que se habían olvidado de esas varias manzanas, donde sólo se amontonaban yuyos, animales y basura. Asi que el gobierno del pueblo decidió expropiarla. Pronto, con la rapidez que caracteriza a una administración popular, comenzaron los trabajos. Un veterano médico del Alvear, confesó a El Descamisado que “me acuerdo de las expectativas que teníamos. Iba a ser un hospital modelo. Se decía que algunos pabellones del Alvear también pasarían allí. ¡Qué obra!”. Pero no se alcanzó a terminar. El 16 de setiembre de 1955, los gorilas hicieron su aparición. Y arrasaron con todo.

Resultado de imagen para demolicion del elefante blanco

 

Hoy después de 63 pareciera que la historia de odio se repite, prefieren que los edificios estén colapsado, para luego derrumbarlos, en lugar de que estén al servicio de los ciudadanos que lo requieran.

Los hospitales públicos son requeridos por los sectores de menos recurso de la sociedad en los que debemos incluir a los jubilados y pensionados,  porque la clase media y la clase alta tienen sus obras sociales por donde canalizan sus problemática de salud.

El Gobierno anterior a Cambiemos, destino los fondos para que el Municipio de la Matanza pudiese construir dos nosocomios. Se trata de los hospitales Néstor Kirchner, de Gregorio de Laferrere, y René Favaloro, de Rafael Castillo. Ambos están ediliciamente terminados, solo se debe proveer el mobiliario hospitalario, instrumental y los recursos profesionales para su funcionamiento.

 

 

Días pasados La Gobernadora Vidal realizo declaraciones y al respeto dijo:

“No es porque no quiero o porque no hace falta”, aclaró Vidal, para luego explicar que la decisión responde a que “construir un hospital es lo más fácil” pero, “cada año, lo que se gasta sosteniéndolo bien es el equivalente a construir uno”.

Estas declaraciones nos llaman a algunas reflexiones, una de ella es, un distrito como la Matanza que tiene una población de 1.800.000 habitantes, se puede hacer una especulación económica? .Se entiende que el Estado debe brindar salud a la población, y para ello se construyen los hospitales con su correspondientes plantel de profesionales médicos y auxiliares de la salud, como así también para brindar educación construye escuelas. Porque si nos aferramos a las reflexiones de La Gobernadora tampoco se construirían escuelas por resultar muy costosas y condenaríamos al analfabetismo a la población.

En las obligación del Estado esta brindar Salud y Educación, como parte fundamental, las cuales no se deberán considerar un gasto. El Estado cuida y protege a los ciudadanos y los gobernantes deben cumplir con los mandatos constitucionales.

La sensibilidad social de un gobernante es muy importante, porque cuando es elegido para gobernar tiene que hacerlos para el conjunto de los ciudadanos, no solamente para los que los votaron y en este caso en especial como la salud, es cuando se puede apreciar los valores que tienen quienes nos gobiernan.

Fuente: PPR

 

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario