Economia Social Economías Regionales Gremios NOTICIA NUEVA!!! PYMES 

Durante el primer semestre, cada dos días, un metalúrgico se quedó sin trabajo

Desde la seccional local Unión Obrera Metalúrgica aseguraron que en los primeros seis meses se registraron 101 despidos. “La industria está paralizada”, destacaron.

El primer semestre fue uno de los peores en mucho tiempo para el sector metalúrgico en Mar del Plata: hubo un despido cada dos días. El dato corresponde a un relevamiento realizado por la seccional local Unión Obrera Metalúrgica (UOM) que indicó que, contabilizando desde enero hasta fines de junio, se produjeron 101 despidos en el rubro en la ciudad. La cifra, además de ser la más alta de los últimos años, suena más fuerte al proyectarla en la cantidad de días que tiene el semestre: cada dos días, un metalúrgico se quedó sin trabajo.

“La industria está paralizada”, resumió el secretario general de la UOM, José Luis Rocha ante la consulta de LA CAPITAL.

“Es la cifra de despidos más alta en mucho tiempo. Estamos viviendo algo similar a lo que sucedió antes del 2001”, explicó el sindicalista quien remarcó que los despidos se dan “por goteo”.

La cifra más alta en pérdida de puestos de trabajo se dio en Minarelli (Zanella), con 16. “La empresa venía de crecer muchísimo y había tomado muchos empleados, pero el costo de los insumos y la caída en las ventas la hizo retroceder”, contó una fuente el Parque Industrial.

El segundo lugar del ranking es para la fábrica de calefactores Coppens, que tuvo 12 bajas. Después, las empresas Metalúrgica Bonano y Refmar sumaron 7 despidos cada una. Por su parte, la metalúrgica Starkloff acumuló 5 bajas hasta fines de junio.

El resto de los despidos corresponde a talleres chicos, donde generalmente no hay mucho personal. “En esos casos se nota más porque son lugares que tienen pocos empleados”, remarcó Rocha.

Las causas

La crisis cambiaria. La fuerte caída en las ventas. Y el aumento en las tarifas. En esos tres motivos se puede resumir el mal momento que atraviesan los metalúrgicos en la ciudad. Para aquellas fábricas que trabajan con insumos que se cobran en dólares, el efecto de la devaluación fue devastador: la moneda estadounidense subió un 50% en lo que va del año. Además, la caída en el poder adquisitivo provocó una merma en las ventas, sobre todo en productos que no son de primera necesidad.

Otro impacto fuerte fue el de la suba en las tarifas. Con el consumo que tienen las maquinarias, el costo de la energía es un ítem fundamental a la hora de hacer las cuentas en una fábrica. De hecho, muchas empresas tomaron la decisión de hacer una reducción horaria y cancelaron un turno de trabajo para ahorrar energía.

En tanto, la situación general de la economía en la ciudad también influye. Según indicaron desde la UOM, la paralización del puerto tiene una incidencia directa en el sector. “El mal momento del Puerto influye mucho porque tenemos muchos talleres chicos que trabajan para esas empresas. Ahí se nota mucho la caída”, explicaron.

Más que en 2017

La cantidad de perdidas de fuentes laborales en el primer semestre supera ampliamente el número del año pasado. Según los datos de la UOM, durante 2017, hubo 298 bajas y 157 altas. Es decir, durante todo el año se perdieron 141 puestos de trabajo, mientras que en los primeros seis meses del 2018 ya van 101.

En referencia a una posible solución, desde el sindicato se mostraron escépticos ya que consideran “difícil” que haya un mejora en los próximos meses.

“Nos gustaría ser optimistas pero creemos que va a ser mucho más complicado el próximo semestre. No vemos posibilidad de reactivación”, señaló Rocha.

Desde la UOM aseguran que las chances de recuperación están atadas a lo que suceda a nivel nacional con la economía y resaltaron que de parte del municipio no tuvieron “ninguna respuesta”.

Suspensiones, otro síntoma

Otro reflejo del mal momento que atraviesa el sector metalúrgico, son las suspensiones. En Minarelli (Zanella) anunciaron la suspensión de 75 empleados por dos meses y desde el sindicato buscan negociar las mejores condiciones posibles para que no pierdan poder adquisitivo los trabajadores.

“Es algo que nos preocupa porque cuando una empresa empieza a suspender, es la primera señal de que las cosas no están bien. Son las primeras medidas para no tener que despedir más personal”, consideró el secretario general de la UOM.

Zanella

Desde la empresa aseguran que la baja de producción, además de la caída de la economía y el precio de los insumos, corresponde a una cuestión estacional y confían en que luego de dos meses, la situación mejore.

En el caso de las suspensiones, los trabajadores cobrarían un alto porcentaje del sueldo bruto, pero perderían otros ingresos como horas extras, presentismo o bonificaciones.

Reducción horaria

La reducción horaria es otra de las medidas que toman las empresas para evitar los despidos. En la fábrica de calefactores Eskabe los trabajadores llegaron a un acuerdo para reducir las horas de trabajo y conservar el puesto: la empresa se comprometió a no despedir a nadie durante un año.

De trabajar de lunes a viernes de 6 a 14 y sábados de 6 a 13, los 240 empleados que tiene la firma pasaron a concurrir de lunes a jueves de 6 a 12. Menos días y menos horas. Pese a la reducción los empleados conservan su salario. Mientras que la empresa hace un ahorro importante en energía al no abrir durante dos días.

La producción de Eskabe bajó un 50% en los últimos meses. De fabricar 18 mil equipos por mes, pasaron a producir 7 mil. “El acuerdo es un parche, pero nos sirvió para preservar las fuentes de trabajo. Por suerte la empresa tuvo la voluntad de sentarse a dialogar y pudimos llegar a un acuerdo”, explicó el delegado gremial, Diego Calafate.

Panorama nacional

La problemática del sector metalúrgico en Mar del Plata, no escapa a la realidad del gremio a nivel nacional. Desde la UOM aseguran que desde diciembre de 2015 a la actualidad se perdieron 28.000 puestos de trabajo y hubo 20.000 suspensiones.

. La actualidad del Parque Industrial

Desde el Parque Industrial aseguraron que a pesar de los despidos que denunció la Unión Obrera Metalúrgica, la realidad del Parque es “estable”.

El presidente del consorcio que administra el Parque, Ignacio Mesa, aseguró que “el balance es bueno”.

“Quizás en este momento se está a la expectativa de cómo siguen las variables económicas, pero el proceso es bueno. Es más: este año, empezaron cuatro ampliaciones en empresas que están en el parque hace muchos años”, le dijo a LA CAPITAL.

En referencia a las suspensiones que anunciaron en Minarelli (Zanella), señalaron que es “una situación particular”.

“No conozco particularmente la situación del sector metalúrgico. Sí se la situación de Zanella que creo que suspendió temporariamente a los empleados”. señaló Mesa.

El empresario aclaró que “en general, el Parque viene en un proceso de crecimiento. Se están ampliando varias fábricas, de distintos rubros”.

Por otra parte, Mesa se refirió al impacto que tuvo la suba del dólar en el sector y aseguró que las que trabajan con insumos importados están “más complicadas”.

“Así como el tipo de cambio perjudica al que tiene muchos insumos importados, favorece al que trabaja con exportación”, remarcó.

. “Estamos extremadamente preocupados”

El secretario general la CGT regional Mar del Plata, Miguel Guglielmotti, expresó su preocupación por la situación que atraviesa el sector metalúrgico en particular y por la pérdida de puestos de trabajo en general.

“Estamos extremadamente preocupados. Es la situación que venimos arrastrando hace más de 90 días con el tema de la Boston, las suspensiones en Zanella. O la perdida de puestos de trabajo por goteo que se va dando principalmente en empleados de comercio”, señaló el sindicalista.

Guglielmotti agregó que “es una situación muy compleja la que se está viviendo en Mar del Plata y Batán, que indudablemente no escapa a lo que es la crisis nacional”.

“Ante una realidad laboral compleja que venimos arrastrando hace muchos años con un problema estructural del empleo, la caída del consumo, los tarifazos, los aumentos de los alquileres van haciendo que las empresas empiecen a tener inconvenientes serios y eso se traduce en perdida de fuentes de trabajo. La situación es más que preocupante”, consideró.

Respecto al panorama para los próximos meses, el sindicalista señaló que “viene mucho peor”. “Incluso, hasta fue anunciado por el Gobierno nacional. Se viene un semestre con mucha recesión, con más caída del consumo con perdida fuerte del poder adquisitivo en función del alto impacto que produce la inflación. Esta situación lamentablemente se va a seguir incrementando”, cerró.

Fuente:

La Capital

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario