Economia Social Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! 

La Cooperativa de Horticultores de Bahía Blanca tiene motivos para soñar en grande

La entidad planea expandirse en su nuevo predio de 30 hectáreas, a la vera de la ruta 51. El proyecto incluye hasta ferias del productor al consumidor.

Guillermo D. Rueda
grueda@lanueva.com

“Buscamos una oportunidad para expandirnos y para que Bahía Blanca tenga un mercado concentrador como se merece para el sur argentino”, dijo Claudio Castaño, presidente de la Cooperativa de Horticultores de Bahía Blanca.

Es la frase que resume la actualidad del mercado de frutas y verduras en nuestra ciudad, cuya demanda se ha incrementado en forma significativa en los últimos años.

“Nuestra propuesta fue la compra, hace alrededor de un año, del predio de 30 hectáreas donde prevemos un gran futuro para la actividad”, agregó.

El sitio elegido por la Cooperativa está a la vera de la ruta provincial 51, a 1.000 metros de la rotonda de acceso a la ciudad. Insumió un costo de alrededor de 200.000 dólares.

Se buscó un sitio que no interfiriera con el tránsito y la vida cotidiana de la ciudad. “Sobre la 51 hay ingresos por las rutas nacionales 3, 35 y 33 y por el ingreso de Juan Pablo II se llega por autopista sin tocar la ciudad. No habrá camiones por ahí”, manifestó.

El lugar también tiene doble entrada, ya sea por la RP 51 o por la calle del cementerio israelita.

“Al productor le damos la oportunidad de expandirse con el nivel de comercialización de sus productos y, además, Bahía Blanca puede convertirse en un gran centro de oferta y demanda”, agregó Ricardo Vitale, tesorero de la Cooperativa de Horticultores local.

Claudio Castaño (der.), presidente, y Ricardo Vitale, tesorero de la Cooperativa.

“Al haber tantos asociados, el espacio físico que tenemos (NdR: en Calle 1810 450) se ha acotado y hay productores que quieren ingresar y no disponemos del espacio para albergarlos”, sostuvo.

Vitale, quien también es síndico suplente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) dijo que han realizado gestiones en distintos niveles para avanzar en el proyecto.

“Hace un mes y medio estuve reunido con la gobernadora (María Eugenia) Vidal y prometió que nos va a acompañar. Estamos abiertos a todos, claro”, aseguró.

También dijo que cuentan con el apoyo del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) y de ministerios relacionados con el sector.

“Lo cierto es que la coyuntura nos ha colocado en un lugar bastante complicado, porque está casi todo parado”, dijo Vitale, quien también es presidente de la Asociación de Cooperativas Hortícolas y Frutícolas Argentinas (Acohofar).

“¿Qué necesitamos? Lo que se pueda. Un emprendimiento así no sale 2 pesos”, agregó Castaño.

“La cooperativa tiene un ingreso (de dinero), pero no para hacerse cargo de semejante empresa. Pueden ser créditos o subsidios, ya que nosotros no tenemos un fin de lucro”, aseveró.

“Tener un mercado como el que proyectamos no nos importa solo a los operadores y a los productores, sino que podría ayudar a la economía de la ciudad y de la región. Acá se trata de mano de obra, de pagar más impuestos y demás. Todo este crecimiento repercutirá en nuestros vecinos, ya que el derrame es más importante de lo que uno ve por lo que genera la cooperativa”, explicó.

Proyecto ambicioso

La propuesta de la Cooperativa de Horticultores de Bahía Blanca, donde hoy trabajan alrededor de 60 operadores y productores y se advierte un movimiento de más de 1.000 personas en los días pico, se extiende a un mercado comercializador de frutas y verduras, como puede suponerse.

“En un lugar más amplio podríamos generar ferias francas”, dijo Castaño.

“Se ofertarían las mercaderías una vez por semana en forma directa del productor al consumir; es decir, como lo hace una feria general. Está claro que esta es una de las muchas formas de  fortalecer la economía familiar”, explicó.

Castaño también dijo que se podrían instalar, por ejemplo, plantas industriales para generar derivados de algunos de los productos que se comercializan en el mercado. “La idea es hacer un gran parque provincial”, afirmó.

La Cooperativa ya compró todos los materiales para el cierre del predio de la ruta 51 y solo resta la colocación de los elementos.

“Teníamos los fondos, pero los destinamos a mejorar el predio de la playa de estacionamiento actual y así darle mayor funcionabilidad al mercado”, explicó.

“Nuestro contador, Sergio Pucci, está trabajando en distintos factores relacionados con el proyecto, como son los temas legales, los estudios de impacto mediombientales y la provisión de agua, entre otros, para luego poder empezar a construir”, detalló.

Los precios

“¿Si somos formadores de precios? Acá tenemos que competir; no hay un solo vendedor de un mismo producto, sino 6, 7 o 10 personas que quieren vender”, aseguró Castaño.

“Si no estoy acorde con los precios no vendo, pero hay que tener en claro que el negocio se sostiene con la venta y no ganando plata queriendo cobrar más”, sostuvo.

Como sucede con todos los mercados, la Cooperativa de Horticultores se manera con oferta y demanda.

“La gente se enoja porque un artículo se encarece, pero todo obedece a una cuestión estacional. Lo único que sube y baja es lo que vendemos en el mercado, porque hoy una mercadería vale mucho, pero mañana puede estar debajo del costo de producción si hay mucha oferta y poca demanda. Es una balanza”, aseveró.

Respecto de la brecha entre el precio de un producto que sale del campo y el de mercado, Castaño aseguró que existe un gasto logístico importante que, muchas veces, la gente lo desconoce.

“Hay gastos de producción, de carga, de flete y de logística. En especial, el precio del combustible”, manifestó.

“Existen gastos en un negocio: hay empleados, hay que pagar impuestos. Son costos que, si no los agrego a la mercadería, no puedo sostener el negocio, más allá de los distintos valores que se pagan de alquileres en el centro o en la periferia”, dijo el titular de la Cooperativa.

Para Vitale, en principio, los grandes reguladores de precios son los hipermercados y los supermercados.

“En realidad, son los deformadores de precios. En algunas artículos existe una diferencia de entre el 100, 200 y hasta el 300 %”, agregó el tesorero.

La procedencia

Los productos arriban a Bahía Blanca desde una amplia región, sin soslayarse el cinturón hortícola local.

“Se trata de lechuga y tomate, principalmente, de muy buena calidad, pero también cebolla, en especial en época”, sostuvo Vitale.

A la Cooperativa también llegan productos desde la zona de Mar del Plata, y de las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Salta. “De todos modos, el principal caudal de la región arriba desde Villarino, de la zona de riego de Corfo. También trasciende el Idevi, la región del río Colorado, y los valles Medio y Alto”, mencionó Castaño.

También se han sumado varios productores, con invernaderos, de la zona del Sauce, cerca de la ciudad.

Respecto de la papa, cuya producción está en alza —en gran parte desde el INTA se motiva este incremento—, Castaño señaló que, en determinado momento, como cuando su abuelo comenzó con esta actividad, era muy importante, pero que luego se fue perdiendo por una cuestión de mejor precio en favor de la cebolla.

“Hoy deja más la papa que la cebolla, pero mañana todo puede cambiar hacia el tomate u otro producto”, dijo.

En cuanto al precio, que está entre los 30 y 40 pesos el kilo, Castaño aclaró que es por lo que sucedió en varios regiones de Tucumán.

“Ha sido una desgracia para la gente de allá (NdR: llovió 300 milímetros en pocos días, se arruinó gran parte de la producción y el precio subió el 200 %). Fue algo impensado, en un período considerado ventana”, sostuvo.

Los tres actores

La cooperativa de Horticultores de Bahía Blanca se inició en febrero de 1950 y comenzó con la comercialización —en la actual sede de calle 1810 450— el 12 de febrero de 1965.

Hoy cuenta con 446 asociados, aunque son alrededor de 60 los productores que realizan operaciones con habitualidad. El movimiento es de más de 1.000 personas en los días pico (miércoles y domingo).

La Cooperativa de Horticultores posee el porcentaje principal del movimiento de frutas y de verduras. En nuestra ciudad también funcionan — con idéntica modalidad— el Mercado de Abasto, también en 1810, y el el Consorcio Mercado Aguado Frutihortícola y Anexos (exMercado Aguado), ubicado en el kilómetro 5 de la exruta nacional 33.

Fuente: LA NUEVA

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario