Economías Regionales Internacionales NOTICIA NUEVA!!! 

Agrotóxico usado en la soja responde por el 80% de las muertes de abejas en RS

De acuerdo con Cámara Sectorial de la Apicultura del estado, en los últimos meses se han registrado casos de exterminio de colmenas en por lo menos ocho municipios gauchos.

Por José Florentino *, Sao Paulo

Alrededor del 80% de los casos de mortandad de abejas-en que hay muerte de todas las colmenas de un apiario- en Río Grande do Sul analizados por el ingeniero agrónomo Aroni Sattler en 2018, transcurrieron de la ingestión o contacto con el insecticida fipronil. El producto se utiliza en Brasil para proteger las semillas de soja contra insectos como el bicudo.

El año pasado, la asociación entre el profesor de la facultad de Agronomía de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS) y un laboratorio del sector privado examinó 30 episodios registrados en el estado. El trabajo dirigido por Sattler reveló una tasa de cerca del proyecto Viva la colmena . Entre 2014 y 2017, la iniciativa analizó aproximadamente 200 incidentes. De las casi 60 en que fue posible detectar el ingrediente activo, el fipronil representa el 70%.

Doctor en ciencias biológicas, Osmar Malaspina estudia abejas hace 40 años e integró el equipo de investigación. Según él, el problema está en el uso incorrecto del producto. Esta es también la denuncia del coordinador de la Cámara Sectorial de Apicultura del estado, Aldo Machado. “Es un problema que viene agravándose de dos años para acá, y no hay nadie fiscalizando. “El Ministerio Público no se está moviendo, el gobierno tampoco lo hace”, dice.

De acuerdo con Machado, en los últimos meses fueron los casos de muerte de colmenas en las ciudades en el estado de Alegrete, Bagé, Caçapava del Sur, Cruz Alta, Frederick, Santana do Livramento registran, Santiago y Misión San José.

El coordinador afirma que los productos a base de fipronil se utilizan en la fase de floración del cultivo. Es ahí donde está el problema, dice Machado, que también es apicultor: las abejas visitan las áreas de soja, recolectan néctar contaminado y regresan a las cajas. “El producto mata por contacto e ingestión. Cualquier otro insecto que apoye en esa abeja muere también.

Para Aldo Machado, algunos productores de soja están haciendo la aplicación de fipronil junto con desecantes para ahorrar diesel y mano de obra. “Lo correcto sería aplicar los dos productos por separado, para que no haya fipronil en las labranzas cuando las abejas estén detrás de las flores”, dice.

Contando los daños

En Santiago (RS), apicultores estiman haber perdido 200 colmenas, dice Machado. “El presidente del Sindicato de Cruz Alta me contó que cerca de 1.000 colmenas deben ser perdidas sólo en el municipio”. Según el coordinador de la Cámara Sectorial, un laudo de la Universidad de Santa María estima el perjuicio por colmena en R $ 810. “El productor que aplica de forma incorrecta para ahorrar está ganando, y el apicultor, pagando la cuenta”, afirma.

precaución

Samuel Roggia, investigador de Entomología de la Embrapa Soja, dice que no es posible afirmar que sea ese producto el causante de las recientes muertes de las abejas en Rio Grande do Sul sin que antes se haga el análisis de muestras de los insectos muertos.

Roggia explica que el fipronil es un insecticida bastante utilizado porque tiene amplio espectro, controlando varias plagas al mismo tiempo. “Tiene un efecto residual en el ambiente un poco más largo que otros productos, pero es bastante seguro contra los seres humanos y los animales de sangre caliente”, afirma. Por esta razón, también se utiliza como ingrediente de insecticidas de uso doméstico.

Según el investigador, la aplicación de fipronil en la cultura de soja tiene mejor efecto sobre el control de insectos como el bicudo en fases anteriores al florecimiento.

Polémica en el mundo

Investigadores de la Universidad de Exeter en el Reino Unido constataron que el fipronil fue responsable de la muerte de miles de abejas en Francia entre 1994 y 1998, los casos empezaron un año después del lanzamiento del producto. Los órganos reguladores de la Unión Europea prohibieron el uso del agroquímico en el cultivo en 2017.

Malaspina dice que simplemente vetar el uso en Brasil es más difícil. “No tenemos la misma realidad de Europa. Allí, tienen seis meses de frío intenso, lo que extermina la mayoría de las plagas. Aquí, con clima tropical, están presentes todo el año. Necesitamos concienciar sobre el uso correcto. Esto disminuiría mucho el impacto “, subraya.

En Ciudad del Cabo, capital legislativa de Sudáfrica, más de un millón de abejas habrían muerto a causa de fipronil en 2018. Uno de los apicultores afectados, Brendan Ashley-Cooper perdió cerca del 40% de la producción. Las sospechosas, en la época, eran que una vinícola local habría usado el producto para deshacerse de hormigas.

Las abejas no fueron las únicas víctimas del insecticida. En 2017, una empresa contratada para desinfectar granjas hizo uso ilegal del producto y contaminó millones de huevos. En total, 17 países fueron alcanzados y los huevos necesitaban ser retirados de las góndolas de los supermercados.

* Colaboró ​​Luis Roberto Toledo

Fuente: 

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario