NOTICIA NUEVA!!! Politica 

Argentina, el país de la joda: Los hijos de Macri son monotributistas y millonarios

A pesar de que todos tienen un marcado bajo perfil, Agustina Macri, la mayor, es la que mayor exposición ha tenido, sobre todo en su incipiente carrera como productora audiovisual.

En tiempos donde los hijos de los grandes mandatarios políticos están en la escena mediática principal, destacando el caso de Florencia Kirchner, quien se convirtió en el blanco de todas las denuncias que salpican a su familia por ser la única que puede ir presa por no contar con los fueros necesario, los hijos del presidente Mauricio Macri no escapan a esta realidad y podrían verse afectados por los negocios de su padre.

Todos los hijos de Macri tienen un factor común: su bajo perfil. Sin embargo, Agustina Macri, la mayor, es la que mayor exposición ha tenido, sobre todo a raíz de su incipiente carrera como productora audiovisual. En 2018, a sus 36 años, estrenó “Soledad”, su primera película, que tiene a Vera Spinetta como protagonista. Sin embargo, hay algunos números que no le terminan de cerrar.

Su historia es poco conocida, hizo la secundaria en el Northlands School, un colegio mixto y bilingüe, con carga horaria y exigencia académica. No estaba muy de acuerdo con que su padre ingresara a la política, así que decidió escaparse de Argentina e ir a estudiar cine a Europa. Regresó cuando Mauricio Macri ya era jefe de Gobierno y en 2008 colaboró con él grabando el deterioro del Teatro Colón en su centenario.

Agustina tiene una propiedad a su nombre en avenida Las Heras, en el barrio porteño de Palermo y, extrañamente, apenas cuenta con un modesto Volkswagen Golf modelo 2007, declarado en la ciudad de Pilar, provincia de Buenos Aires. Todavía más curioso es que su último registro laboral data del año 2014, en Fly Films SA.

Por otra parte, la hija del presidente está inscripta en el monotributo, en la categoría que abarca de 120 hasta 700 mil pesos anualmes. Figura en condición de persona física per no tienen ningún tipo de facturación. De esto, se desprenden dos hipótesis: por un lado, que no ejerce su profesión (algo descartado, ya que hace un año estrenó su ópera prima). Por el otro, la evasión de impuestos. Quizás sea esta última la alternativa más razonable.

A pesar de no tener ingresos declarados, Agustina tiene un elevado consumo de tarjeta de crédito que supera los 188 mil pesos mensuales. Al mismo tiempo, es parte societaria de una compañía llamada Lampedusa, que comparte junto a Francisco Macri, su hermano, que está dada de baja de AFIP por no pagar los impuestos ni las cargas patronales.

En sintonía, tanto Francisco como Agustina son directivos de otra firma denominada Sancarlosba SA que, si bien no está dada de baja por la AFIP, no tiene ningún tipo facturación. Este emprendimiento apenas cuenta con un movimiento en enero de 2019 de tan solo mil pesos. No posee empleados ni contrató la ART y, en teoría, se dedican a la producción audiovisual.

Con las pruebas a la vista, queda en evidencia que la inicial M no es lo único que une al Clan Macri. Los hijos del presidente comparten otra extraña característica: forman parte de una extraña minoría de millonarios que, para el estado, apenas son reconocidos como unos humildes monotributistas.

Fuente: REALPOLITIK

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario