Columna de actualidad NOTICIA NUEVA!!! 

Enfoques cooperativos; Hoy:El nuevo orden histórico argentino.

Motivado por la propuesta “Crear un nuevo orden y un nuevo contrato social” convocado por Cristina Fernández de Kirchner.

 

 

Por José Yorg, el cooperario.

 

“Avanzar la teoría de la nueva sociedad mediante la reflexión colectiva  y la cooperación internacional solidaria es imprescindible. Porque es una verdad de sentido común que no es muy probable que se alcance un objetivo, si no se puede especificar en qué consiste”. Heinz Dieterich

 

 

 

Imagen integrada
En varias oportunidades Cristina se refirió a esta idea de “Esta es la clave de los tiempos que vienen y que todos seguramente con inteligencia, con capacidad y con solidaridad vamos a poder construir. Un nuevo orden, de eso se trata lo que queremos hacer, con todos y con todas”.

“Hay que volver a ordenar todo, pero no en el viejo orden, sino en algo nuevo, distinto y mejor que lo que tuvimos. Creo que esto va a requerir de todos nosotros, ciudadanos y ciudadanas, y también de los sectores económicos, de los sectores sociales, un gran esfuerzo”.

“Se va a requerir un nuevo orden y un nuevo contrato social”, esta es la frase-clave de donde partimos, es también un desafío que requiere un armado teórico que convierta a estas ideas-fuerzas en “algo nuevo, distinto y mejor que lo que tuvimos”, en guías para la acción política de construcción.

Desde TECNICOOP hemos impulsado con vigor necesario varias acciones tendientes a instalar la necesidad de debatir sobre esta temática que hemos coincidido ahora en llamar “El nuevo orden histórico argentino” ensayando así una respuesta a aquellos que requieren una aclaratoria de lo que leemos y entendemos sobre el pronunciamiento de la candidata a vice-presidente Cristina.

Así el nuevo orden histórico argentino que nosotros vemos y aspiramos es aquel destinado a reemplazar “el viejo orden”, entendiendo que se refiere concretamente al actual  orden neoliberal argentino.

Así caracterizamos al  “Estado neoliberal y neoconservadurismo  como aquel  Estado que resigna  la independencia económica del país y la soberanía nacional, produce ausencia de justicia social y promueve, en desmedro de lo productivo, la actividad preponderante de la acción financiera extranjerizante, todo ello, incrementa la pérdida de derechos laborales, derechos sociales y humanos, coloca como inviable a la pequeña y mediana empresa. En lo cultural  instala fuertemente el individualismo y la des-organización del pueblo, menoscaba todo lo cooperativo y la educación de calidad para el pueblo, sostiene la baja salarial y promueve la represión social, entre otros. Una Argentina inviable”

Consignado sucintamente el viejo orden en el párrafo anterior,corresponde entonces iniciar el difícil camino de teorizar sobre el nuevo orden histórico argentino que, debido al ajuste natural de un artículo periodístico, nos concentraremos en enunciar sólo algunas ideas.

¿Cuál es la importancia de teorizar y reflexionar sobre las apreciaciones consignadas más arriba?

Pensamos que la importancia de reflexionar sobre la consigna  “Se va a requerir un nuevo orden y un nuevo contrato social”, a nuestro modesto criterio, radica en que el resultado de esa exploración científica  debiera volcarse en un documento teórico fundamental como guía para la acción política conducente a ese objetivo estratégico.

Esa función de guía, tan importante en la vida de los pueblos hacia una mejor vida, en el pasado (1946-1955) la cumplió con gran efectividad la obra que expresa la base doctrinaria del Movimiento Nacional Justicialista: “La Comunidad Organizada”, de Juan Domingo Perón presentada en el Primer Congreso Nacional de Filosofía se inauguró el 30 de marzo de 1949 en la ciudad de Mendoza-Argentina-.

Y por supuesto los dos Planes Quinquenales del Estado peronista que se propuso la transformación de la estructura económica -. Social que contempló a la educación cooperativa escolar y estableció las denominadas consignas estratégicas: Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social. Esta experiencia fue cortada por un golpe de Estado en el año de 1955.

Por ello, concordamos con  Heinz Dieterich cuando nos alerta que “Para devolverle el derecho de vivir y evolucionar dignamente,la humanidad tiene que recuperar a la sociedad global y hacerla suya. El único medio que tenemos para lograrlo este objetivo es la Democracia Participativa”.

Sin dudas, y lo hemos dicho, es necesario desterrar de la Constitución nacional el artículo 22  que reza que “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución”. El pueblo puede y debe deliberar a través de mecanismos viables. El cooperativismo constituye una noble fuente de democracia participativa y asamblearia, además aporta el mecanismo de revocación de mandatos en cualquier tiempo.

Otro eje fundamental, sin dudas a tener presente, es recrear la Unidad de la Patria Grande, sin lo cual, creemos, no se podrá encarar aquellas transformaciones estructurales necesarias y urgente que, por cierto, no se realizaron en la experiencia anterior de los gobiernos denominados progresistas y que tuvieron por resultado los costos persecutorios judiciales y mediáticos impulsados por los sectores neo-coloniales y neoconservadores.

Para desarrollar, entonces, el nuevo orden que permita dignidad del buen vivir a los pueblos Latinoamericanos, y  a la luz de esa experiencia anterior, es admisible la concepción más profunda de que esa unidad estratégica y táctica sea tan sólida y ferrea como se pudiera construir.

Un eje singular es lo cultural y educativo, esencial para avanzar hacia una nueva civilización, de tal modo superar el individualismo, la mezquindad y el egoísmo, vicios de la conducta inoculadas y estimuladas por el neoliberalismo. La pedagogía y didáctica cooperativa es vital en este proceso de restauración humana. El articulo N° 90 de la ley de educación nacional requiere,entonces, la máxima atención y ocupación.

Sin pretender, tempranamente reprochar a los muchos y brillantes intelectuales argentinos, dado que aún no hemos leído formulación teórica alguna sobre este importante asunto, que lo entendemos convocante y apasionante, sin embargo, confesamos que esperamos ese trabajo académico más temprano que tarde.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!
Fuente: TECNICOOP 

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario