Ciencia y Educación NOTICIA NUEVA!!! 

Lugano 1 y 2 Una historia de luchas, que mira el presente, se proyecta al futuro, sin perder de vista sus raices.

Semblanza de Lugano 1 y 2

“La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás:
por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será.”

Eduardo Galeano

 

Dos proyectos políticos en pugna…

El 3 de Febrero de 1852 en la batalla de Caseros es derrotado Rosas.
Gobernador de Buenos Aires y encargado de las relaciones internacionales del país,
Rosas era parte de la defensa de los intereses nacionales en afinidad con el Interior.
Representaba un proyecto de desarrollo asentado en la producción vía saladero y estancia,
ambos formas de producción capitalista. Se enfrentó con los sectores que se dedicaban a la
exportación e importación, el capital comercial de Buenos Aires, asociado a los intereses de
Inglaterra.
Esta confrontación llego a su punto más alto siendo Rosas gobernador con el
bloqueo llevado adelante por Inglaterra y Francia que tuvo su epopeya en la Vuelta de
Obligado (1845). Franceses e ingleses intentaron pasar con barcos hacia el norte para así
comerciar y abrir mercados. Para tal acción contaban con buques de guerra a fin de
enfrentar las fuerzas nacionales.
Las fuerzas patriotas desplegaron cadenas de una costa a otra y los acosaban desde
las orillas. Si bien los navíos extranjeros consiguieron cruzar, las numerosas pérdidas les
impidieron cumplir con su objetivo: establecer una ruta de comercio rentable en el interior
del país.
Urquiza era terrateniente de Entre Ríos y Jefe del Ejército Federal. Se dedicaba a la
exportación de lana y representaba a la elite entrerriana. Consideraba necesario la libre
navegación de los ríos para comerciar sin intermediarios, sorteando la Aduana de Buenos
Aires. Fogoneado por los ingleses y en alianza con el Imperio de Brasil se enfrenta a Rosas.
Luego de la batalla de Caseros, las fuerzas triunfantes abrieron una etapa
denominada "Organización Nacional", en la cual bregaban por la sanción de
una Constitución para todo el país.
Los federales se apoyaban en el prestigio y el poder militar y económico del
vencedor, general Justo José de Urquiza, para sancionar una constitución enteramente
federal. Por su lado, los unitarios y muchos de los dirigentes de Buenos Aires querían una
constitución unitaria, o al menos que consagrara el predominio de esa provincia.

Urquiza se adelantó y, por medio del Acuerdo de San Nicolás, invitó a las
provincias a la formación de un Congreso Constituyente en Santa Fe, que terminaría
sancionando la Constitución Argentina de 1853.
La legislatura porteña rechazó el Acuerdo de San Nicolás, ya que se oponían a
cualquier organización nacional que no fuera controlada por Buenos Aires. El 11 de
septiembre del mismo año estalló en Buenos Aires una revolución o golpe de estado, que
significó una reacción de la provincia de Buenos Aires contra las condiciones políticas
impuestas por el predominio de Justo José de Urquiza.
El resultado fue la separación —que duró diez años— entre la Confederación
Argentina y el Estado de Buenos Aires. La capital de la Confederación se instaló en la
ciudad de Paraná. Ambos estados pregonaban pertenecer a una sola nación, pero en la
práctica se comportaban como estados separados.
Después de varios fracasados intentos de invasión al Estado de Buenos Aires desde
la Confederación, Urquiza intentó repetidamente convencer a los porteños de negociar su
incorporación; pero los sucesivos gobiernos porteños se negaron por completo. Tampoco
resultó el intento de apoyar a un candidato federal a gobernador, ya que la fuerza
económica de los unitarios y la violencia en las elecciones aseguraron la victoria del
unitario Valentín Alsina, que asumió el gobierno provincial en 1857.
La Confederación tenía serios problemas económicos: el comercio exterior seguía
pasando casi exclusivamente por la aduana de Buenos Aires, la mayor fuente de ingresos
fiscales del país. El enfrentamiento era por posiciones ideológicas, pero sobre todo por el
predominio político y económico, y el derecho de cada parte a imponer su política
económica a la otra.
Esta confrontación se resolvió en la batalla de Pavón, con el triunfo de Buenos Aires
sobre la Confederación. Los federales lograron conservar, al menos, la Constitución federal
del 53, por la cual el país se gobernaría hasta los golpes militares del siglo XX.

La victoria (provisoria) unitaria y los coletazos federales…

A partir de allí comenzó Buenos Aires, con Mitre a la cabeza, una persecución de
los caudillos del Interior conocida como la guerra de policía al gaucho. Los caudillos
(Chacho Peñaloza y Felipe Varela, entre otros) representaban los intereses de las
provincias más afectadas por este nuevo ordenamiento: Centralización de la Aduana en
manos de Buenos Aires y el ingreso de mercadería extranjera arrasaba con las producciones
regionales, imponiendo el hambre y la miseria entre la población.
En esta confrontación se tilda a las fuerzas provinciales de delincuentes, barbaros,
salvajes. El ejército unitario realizo toda clase de vejaciones a los prisioneros, fusilando y
torturando a todos ellos.
Es famosa la frase de Sarmiento “el gaucho es un animal implume que lo único de
humano que tiene es la sangre que puede servir para la fertilidad de la tierra, por eso

General (Mitre) no ahorre sangre de gaucho”. Esta persecución se llevó la vida de miles de
gauchos y el vil y cobarde asesinato del General Peñaloza en 1863.

Tres peones jugando para la reina inglesa.

Este proceso continuo con la guerra llamada de la Triple Alianza al Paraguay. Este
país primero con Gaspar de Francia y luego con Carlos Antonio López y su hijo, Francisco
Solano López llevaron adelante una política independiente de Inglaterra y demás fuerzas
imperiales europeas. Paraguay había avanzado en un incipiente proceso de
industrialización: construyeron astilleros, metalúrgicas y ferrocarriles. Además, el grueso
de las tierras cultivables eran de propiedad comunal: la producción y distribución estaba
planificada desde la centralidad.
Esto era mal visto desde la perspectiva imperial porque podía llegar a tomarse como
ejemplo por el resto de los países de la región. La revolución industrial empujaba a Europa
con Inglaterra a la cabeza a ubicar con mayor celeridad sus productos manufacturados y
hacerse de materia prima. Por esto, necesitaba países subordinados a sus designios. La
confrontación era inevitable.
Argentina, Uruguay y Brasil en 1865 le declararon la guerra al Paraguay. Esta
alianza fue expresión de la fuerzas gobernantes de estos países, sectores productivos y
comerciales vinculados a Inglaterra. Hubo diversas resistencias a esta guerra: batallones
enteros se sublevaban y eran fusilados, Felipe Varela lanza una proclama el 10 de
Diciembre de 1866 junto a dos batallones llamando a la unidad latinoamericana y
oponiéndose a esta guerra. En esa misma proclama se refiere a la masacre de 50 mil
gauchos por el caudillismo porteño.
Las tres fuerzas denominadas popularmente “Alianza de la triple Infamia”
consideraban que la confrontación iba a ser corta. Sin embargo, la guerra duro 5 años y
tuvo cuantiosas pérdidas de ambos bandos. Paraguay hasta hoy no pudo recuperarse. La
mayoría de los hombres con posibilidades de empuñar un fusil fueron asesinados. Solo
quedaron niños mujeres y ancianos y una estructura económica desguazada.

Un Desierto insoportablemente vivo.

Debido a la necesidad de expandir la frontera agrícola por la demanda europea de
materia prima (alimentos y lana) en 1879 el Estado decide llevar adelante una guerra contra
los indígenas llamada erróneamente “Campaña del Desierto”. Un ejército bien estructurado
y curtido en la Guerra contra el Paraguay avanzo hacia el sur masacrando 15 mil indígenas
a fin de tomar posesión de 15 mil leguas cuadradas de tierra. Estas tierras fueron repartidas
prioritariamente entre los financistas de la campaña: la oligarquía terrateniente.
En consecuencias grandes extensiones de tierra pasaron a pocas manos.

La Capital de la “Republica”.

Cuando el gobierno de Avellaneda anunció la decisión de legislar la federalización
de Buenos Aires, Tejedor (Gobernador de la provincia de Buenos Aires) ordenó
movilizaciones militares y la formación de milicias a fin de impedir esto.
Avellaneda dispuso el retiro del gobierno federal de la ciudad de Buenos Aires y
decretó la designación del pueblo de Belgrano, entonces fuera del ejido porteño, como sede
transitoria de gobierno.
El ejército nacional al mando de Roca sitió Buenos Aires. El enfrentamiento fue
particularmente cruento; tras feroces combates en Olivera, Puente Alsina, Barracas y en los
Corrales (actual Parque Patricios, cerca de San José de Flores), las tropas de Tejedor fueron
derrotadas.
El 24 de agosto de 1880, Avellaneda presentó un proyecto de ley por el cual se
declaraba a Buenos Aires capital de la República y se la ponía bajo control directo federal;
el 21 de septiembre la ley fue aprobada, y el 6 de diciembre fue promulgada por el nuevo
presidente Julio Argentino Roca. Con su ratificación días más tarde por la legislatura
porteña, se separó a Buenos Aires de la provincia homónima. La capital de esta última se
trasladaría a la ciudad de La Plata.

Esto fue generando las condiciones necesarias para la creación del Estado
Argentino en 1880. Sobre la base de estos hechos se cimentaron ganadores y
perdedores, y fueron los ganadores quienes definieron de qué forma tenía que ser el
Estado, al servicio de quien tenía que estar y a quien protege la Ley.

¿Y Lugano? ¿Dónde está en todo esto?

Descripción del territorio.

El área geográfica que hoy constituyen los barrios de Villa Lugano, Villa Riachuelo
y Villa Soldati formaron parte durante la mayor parte del siglo XIX del entonces Partido de
San José de Flores -que a su vez formaba parte de la provincia de Buenos Aires-, la zona se
conocía con el nombre de "bañado".
De propiedad pública, el bañado se extendía desde la orilla del Riachuelo hasta la
barranca alta del actual Cementerio de Flores y en la zona sudoeste se prolongaba hasta el
Puente de la Noria, que era el deslinde del partido con Matanza. El bañado estaba ocupado
en parte por familias pobres que lo encontraron despoblado y no pagaban arrendamiento
alguno, donde arrastraban una vida miserable entre los basurales y las inundaciones.

Resultado de imagen para Foto de lugano 1 y 2

Hubo crecidas del Riachuelo verdaderamente memorables: la del invierno de 1877
hizo desaparecer a muchos habitantes del bañado, además de ahogarse tres mil cerdos,
doscientos perros y quince mil gallinas. Aunque las aguas no llegaban al pueblo, muchas
calles de Flores con sus sube y baja se convertían con las lluvias en verdaderos torrentes. El
bañado, denominado en toda su extensión “de Flores", ocupaba según una mensura de 1880
alrededor de 320 cuadras cuadradas de terreno.
En las riberas del Riachuelo, de esta o de la otra banda se concentraban las
siguientes industrias: saladeros, chancherías, mataderos y graserías, que con sus
emanaciones infectaban gran parte de la zona urbana, aunque producían notables ingresos a
la municipalidad local.
El fraccionamiento de la extensa propiedad indivisa del presbítero José Francisco de
la Lastra daría nacimiento con los años a los actuales barrios de Liniers, Mataderos, Villa
Riachuelo y Villa Lugano.
En 1888 el partido de Flores pasa a formar parte de la Capital Federal.

Villa Lugano nace al calor de una locomotora…inglesa.

Villa Lugano en el año 1900 era sólo grandes hectáreas de campo. Este barrio nace
cuando el suizo José Ferdinando Francisco Soldati en 1908 decide fundar un pueblo en
estas hectáreas.
El fundador había nacido el 30 de mayo de 1864 en Neggio, en el cantón del
Tesino, Suiza, al que pertenece la ciudad de Lugano. Debido a su lugar de procedencia y
que las condiciones geográficas de elevaciones que hoy en día se pueden observar en las
calles del barrio eran muy similares a las de su ciudad natal, decidió ponerle al barrio Villa
Lugano.
En 1909 se inauguró el edificio de la estación ferroviaria (Estación Villa Lugano) de
la Compañía General de Ferrocarril de Buenos Aires, cuya construcción se realizó por
cuenta de Soldati.
Desde el último cuarto del Siglo XIX, Argentina recibía una importante masa de
capitales ingleses en forma de inversiones directas o a través de empréstitos destinados a
infraestructura. La extensión del sistema ferroviario tuvo un rol estratégico para los fines
del Capitalismo porque permitió acortar distancias y abaratar los costos para el traslado de
un lugar a otro tanto de mercaderías como de la fuerza de trabajo.
La iniciativa la tuvo el Estado, que aún estaba en proceso de construcción y
dominado por luchas internas. Tenía la necesidad de acercar al puerto – en forma más
rápida – las materias primas que luego serían exportadas para vender a Europa. Como la
mayoría de los países latinoamericanos, Argentina se convirtió en un país agroexportador
desde su formación. Sin embargo la iniciativa solo pudo llevarse adelante con la
financiación que provenía de las arcas del Imperio británico (con quien se mantenía
relaciones económicas desde los tiempos de la colonia) aumentando enormemente la deuda
externa nacional.

A partir de la década de 1880 se privatizaron todos los ferrocarriles estatales, que
pasaron a manos de ingleses y franceses. Un dato no menor es que en 1889, Argentina
absorbía entre el 40 y el 50% de las inversiones británicas en el exterior.
El Estado Argentino brindó numerosos beneficios con el fin de incentivar dichas
inversiones. En primer lugar les regaló extensos territorios ubicados en los márgenes de las
vías (recordemos las millones de hectáreas ganadas con la “expansión al Desierto”,
explicado anteriormente), muchos de esos territorios son los que hoy se destinan a negocios
inmobiliarios que dejan cuantiosas ganancias. En segundo lugar, mantuvo a las compañías
extranjeras exentas del pago de impuestos. Las dos décadas siguientes fueron testigos de
una expansión inusitada de las redes ferroviarias que conectaban regiones muy distantes
entre sí y permitían ampliar el mercado de los capitales ingleses hacía regiones como el
norte y cuyo (el primero productor de azúcar y el segundo de vinos).
Así fueron surgiendo gran cantidad de pueblos nuevos en las provincias, Muchos de
ellos poblados por trabajadores inmigrantes que llegaron al país en masa escapando de la
crisis económica europea de fines de siglo XIX. Es en este contexto en que Villa Lugano
crece y se puebla rápidamente.

Lugano I y II: el pantano y el avión.

Las tierras donde hoy se levantan los monoblocks en el barrio de Lugano I y II
formaron parte del extenso Bañado de Flores. Estas tierras se caracterizaban por ser
anegadizas ya que estaban formadas por peligrosos pantanos, lagunas y zanjas donde hasta
recién llegada la urbanización a partir de la década de 1950 se podía observar casi en toda
su dimensión el hábitat natural de nuestra ciudad, donde proliferaba su fauna y vegetación.
En 1910, año del centenario de la República, el Aeroclub Argentino instalara el
primer aeródromo del país inaugurando sus instalaciones el 23 de marzo de ese año. En este
aeródromo se conformara también la primera escuela de aviación donde aprendió a volar,
entre otros, Jorge Newbery.

Imagen relacionada
Próximo al aeródromo se ubicó una incipiente industria aeronáutica nacional donde
el constructor francés Paul Castaibert fabricó los primeros aviones nacionales.
Las operaciones de este aeródromo seguirán hasta el año 1934 cuando es trasladado
al partido de la Matanza.
Luego, por varios años, estos terrenos pasan casi al total abandono inmerso en el
crecimiento de los barrios de Villa Lugano y Villa Riachuelo, formando una barrera para la
expansión urbana de estas barriadas.

Saneamiento del bañado y creación del Parque Almirante Brown.

Enmarcado dentro del plan regulador de la ciudad, desde finales de la década de
1950 comienzan las obras del saneamiento del Bañado de Flores que finalizaran en
convertir 1434 hectáreas de terreno en el parque almirante Brown inaugurando su primera
etapa el 28 de febrero de 1965.

Se proyecta lugano 1 y 2

Luego del saneamiento básico del parque almirante Brown, la municipalidad decide
transformar este vasto sector de la ciudad en un “Centro Urbano Integrado”. El plan
original preveía la distribución del uso del suelo entre 350 hectáreas para viviendas
(¡previéndose la radicación de 200 mil habitantes!), 600 hectáreas para uso recreativo
(incluyendo la ubicación de un Zoológico y un Parque Botánico) otras 400 hectáreas para
uso deportivo municipal y privado y la utilización de 40 hectáreas para uso industrial,
dentro del proyecto de viviendas en el perímetro de las avenidas Coronel Roca, Larrazábal,
Fernández de la Cruz, Cafayate, Berón de Astrada y Lisandro de la Torre.
Se proyectaba un conjunto urbano de 67 hectáreas que sería prácticamente una
“Ciudad Satélite” (como la llamaba la municipalidad por entonces), nacía el proyecto
“Lugano 1 y 2” que estaría dotado de 6440 departamentos (de 3 y 4 ambientes) y obras de
servicio comunitario como escuelas, comercios, comisaria, bomberos, Iglesia, etc.
Con el otorgamiento de un crédito de parte del BID (Banco Interamericano de
Desarrollo) se inician las obras de construcción que fueron encargadas por la “Comisión
Municipal de la Vivienda”.

Pero… ¿por qué?

¿Porque fue necesario el saneamiento del bañado y la posterior construcción de

una “Ciudad Satélite” dentro de Capital Federal?
¿Por qué se construyó un barrio de estas características?
Para encontrar elementos que sustenten una explicación es necesario retroceder
algunos años.

No vives de ensalada. (“proletariado… ¡prepárate que entras en cinco!)

Como consecuencia de la crisis del ´29 caen por tierra las condiciones de
rentabilidad que sustentaban al modelo agroexportador: las ventas que se realizaban eran a
bajo costo y en menor cantidad y no accedían a los insumos necesarios para su
reproducción. Esto se debía a que Europa venia saliendo de la Primer Guerra y se estaban
gestando las condiciones para la segunda. En este contexto un sector de la oligarquía
comienza a aportar capital para el desarrollo de una incipiente industria nacional. Esta tenía
como base la producción de productos necesarios a sus necesidades.
Estas fábricas comenzaron a precisar mano de obra, grandes cantidades de
trabajadores. Por otra parte, en el campo el trabajo comenzaba a escasear trabajo fruto de la
tecnologización cada vez mayor de las distintas actividades agro ganaderas. Por esta razón
miles de personas comenzaron a migrar de los campos a los centros urbanos, sobre todo, a
Capital Federal.
Miles de trabajadores comenzaron a realizar experiencia dentro de las nuevas
fábricas en los centros urbanos. La clase obrera ya no era exterior, europea, sino un crisol
con las fuerzas del Interior. Se gestó una generación de trabajadores que pelearon por
mejores condiciones de trabajo. Este proceso tiene como hito la huelga de 1936, huelga
general que derivo en enfrentamiento entre los trabajadores y las fuerzas de seguridad por
toda capital Federal.
El proletariado como tal se conformaba con cada hora de trabajo que pasaba, y con
el comenzaba a conformarse el sector social que motorizaría años después el proceso que
conocemos como peronismo.

Resultado de imagen para Foto de lugano 1 y 2

El Peronismo es la estrategia de la clase obrera.

Perón en esos años viaja a Europa. Allí ve el desarrollo de los movimientos de
masas que se dan en algunos países (Italia, Alemania y la Unión Soviética). Cuando llega al
país explica que todo lo que pasa en Europa va a venir para acá. Cuando lo contactan con la
idea de dar un golpe de Estado de tinte nacionalista para acabar con la corrupción, él se
suma. Una vez sucedido el golpe de Estado (el 4 de Julio de 1943) acepta hacerse cargo de
la Secretaria de Trabajo y Previsión.
Desde la misma tomó medidas para favorecer a los sectores obreros y hacer
efectivas las leyes laborales: impulsó los convenios colectivos, el Estatuto del Peón de
Campo, los tribunales del trabajo y la extensión de las jubilaciones a los empleados de
comercio. Estas medidas le ganaron el apoyo de gran parte del movimiento obrero y el

repudio de los sectores empresariales, por lo que se generó a partir de 1945 un
amplio movimiento en su contra.
En octubre de ese año, un golpe palaciego militar lo forzó a renunciar y luego
dispuso su arresto, con lo que se desencadenó, el 17 de octubre de 1945, una
gran movilización obrera que copo las calles reclamando su liberación hasta que la obtuvo.
Luego de ser liberado Perón exige elecciones. Spruille Braden, embajador de los
Estados Unidos, bajo las directivas del Imperialismo abona a la creación de un amplio
frente opositor que incluye a fuerzas de izquierda y derecha en la Unión Democrática.
Perón va a elecciones con la estructura del Partido Laborista y gana.
El peronismo en ambas presidencias aposto a la centralización de los recursos para
su posterior redistribución desde el aparato del Estado. El IAPI (Instituto Argentino de
Promoción del Intercambio) fue un organismo encargado del comercio exterior. Para esto
centralizaba gran parte de los productos de exportación para luego venderlos al mejor
precio posible. Con la diferencia obtenida realizaba inversiones en infraestructura y
sectores económicos estratégicos (ej. siderurgia, astilleros, etc).
Para esto desarrollo una serie de áreas que convoco a numerosos trabajadores dentro
del Estado. Trabajadores que se insertaban de la mano de un proyecto político que los
reivindicaba y los llamaba a construir una Patria con soberanía política, independencia
económica y justicia social.
En 1949 se aprueba una reforma de la Constitución Nacional que entre otras
modificaciones plantea la función social de la propiedad privada.
Esto a la oligarquía no le gustó nada.
Decidida a sacar del Gobierno al peronismo lleva adelante un intento de Golpe de
Estado en 1951 el cual fracasa.
En 1952 el movimiento popular sufre un duro golpe con la muerte de la compañera
Eva Perón. Luchadora incansable que fue una de las precursoras de la sanción del voto
femenino, entre otras cosas.
En junio de 1955 sectores reaccionarios bombardean y ametrallan la Plaza de Mayo
y alrededores asesinando cientos de personas. Tres meses después la “Revolución
Libertadora” derroca a Perón.

No dirás ni su Nombre. (El Peronismo como hecho maldito)

En los primeros meses esta revolución fue encarnada por Lonardi que planteo la
frase “ni vencedores ni vencidos”. Expresaba una línea de pensamiento que entendía que no
había que ir contra el peronismo en forma total. Este proyecto fracasa, hay un golpe dentro
del golpe. Aramburu y Rojas llevan adelante un proceso radicalizado que intenta borrar
todo indicio de lo que fue el Peronismo. Emblema de esta intentona es el decreto 4161 que
proscribe todo aquello que tenga que ver con el peronismo, incluso decir la palabra
“Perón”.
Pasados algunos meses comienza a gestarse un movimiento de resistencia. Este era
motorizado por dirigentes de segunda y tercera línea ya que los principales dirigentes
estaban presos. Se organizaron pequeños grupos que realizaban hechos que generaban
impacto, reclamando la vuelta del General. Estos hechos eran conocidos como “poner
caños”.
Luego de la sublevación fallida del General Valle se da una escalada de violencia
por parte de los militares. Los fusilamientos del basural de José León Suarez fueron
expresión de este momento. A partir de aquí se le empezó a llamar “Revolución
Fusiladora”.
La Revolución Fusiladora adoptó una política represiva contra los sindicatos y
militantes peronistas y comunistas, con el objetivo explícito de "desperonizar" el país y los
sindicatos en especial. Pese a ello, el peronismo y en segundo lugar el comunismo, volvió a
ganar la mayoría de los sindicatos. La Confederación General del Trabajo (CGT) fue
intervenida por los militares, fracasando el congreso de normalización realizado en 1957,
razón por la cual los sindicatos se agruparon en dos grandes sectores: las 62
Organizaciones (inicialmente peronistas y comunistas y luego solo peronistas) y los 32
Gremios Democráticos, partidarios de la dictadura.

Que lo niegues no significa que no exista.

El 23 de febrero de 1958 se realizaron elecciones presidenciales. El peronismo y el
propio Juan D. Perón habían sido prohibidos, razón por la cual buscó realizar un acuerdo
con el ala del radicalismo opositora a la dictadura, encabezada por Frondizi, que había
formado la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI). El pacto radical-peronista le
permitió a Frondizi ganar las elecciones y tomar algunas medidas de consenso como la
nueva Ley Nº 14.455 de entidades sindicales.
Sin embargo las relaciones entre peronistas y radicales intransigentes se fue
deteriorando a lo largo de 1958, principalmente por el incumplimiento del compromiso de

legalizar al peronismo y permitir el regreso de Perón. A fines de 1958, Frondizi incrementó
el nivel de conflictividad al aprobar el Plan CONINTES, militarizando y criminalizando el
conflicto social, una medida que ha sido considerada como un antecedente del terrorismo
sistemático de Estado en Argentina.
Por el lado económico al finalizar el año el gobierno firmó un Plan de Estabilización
o Austeridad con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por el que, entre otras cosas, se
comprometía a privatizar empresas estatales.
A fines de 1958 el gobierno promulgo la Ley de Carnes que establecía la
privatización del frigorífico Lisandro de la Torre. Llevaron adelante esta normativa como
compensación a la burguesía agraria por los subsidios que les quitaron.
El frigorífico Lisandro de la Torre empleaba a 9000 personas, la gran mayoría
vecinos del barrio Mataderos y aledaños. El barrio y el frigorífico eran uno, conectados con
los pequeños comerciantes y profesionales que había alrededor, vinculados a los
trabajadores del mismo.
Como respuesta a esta ley los obreros decidieron en asamblea llevar adelante
distintas medidas las cuales no llegaron a buen puerto. En última instancia definieron la
toma del frigorífico.
A las una de la mañana del día sábado 17 de enero, se desencadenó la represión, con
fuerzas combinadas del Ejército, Gendarmería Nacional y la Policía Federal, que incluían el
uso de cuatro tanques M4 Sherman al mando del teniente coronel Alejandro Cáceres
Monié. El frigorífico estaba rodeado por miles de personas, estudiantes, vecinos, familiares,
comerciantes. Los obreros prepararon la defensa con mangueras con agua caliente que se
utilizaban en el faneamiento de la carne, la liberación del ganado y el uso de rondanas para
trabar las orugas de los tanques. La resistencia duró tres horas y para las cuatro de la
mañana las fuerzas represivas habían tomado control del establecimiento. Fueron detenidos
95 obreros y se registraron nueve heridos.
La mayoría de los trabajadores del frigorífico se refugiaron en el barrio de
Mataderos, que se organizó de inmediato para enfrentar a las fuerzas de seguridad,
multiplicando las barricadas (tirando arboles), cubriendo las calles con clavos miguelitos,
cortando la luz y atacando a la policía desde las azoteas de las casas. Se plegaron los
obreros de Pirelli y el Jabón Federal. Impotentes, las fuerzas de seguridad ingresaron al
Hospital Salaberry reprimiendo a médicos y enfermeras.
Uno de los vecinos de Lugano, Néstor, de 53 años, hoy empleado municipal nos
cuenta que su abuelo trabajo en este frigorífico.
“Me contaba que mi abuelo había trabajado en el frigorífico Lisandro de la Torre,
ya se habían casado. Antes de Perón. Mi abuelo encima que laburaba en un sector
bastante pesado no tenía lugar ya para remendarse la pilcha. Me acuerdo que me contaba
de las condiciones de laburo. Mi abuela me contaba porque mi abuelo había fallecido
cuando era chico, igual que mi viejo. Yo tenía seis años. Después de grande me fue
contando esas cosas. Me había quedado lo que para ella, para esa generación fue el antes
y el después de Perón. Con los años lo fui valorando cada vez más. Viste como son los

abuelos; te cuentan las historias veinte veces y no es lo mismo que te lo cuenten a los 6, a
los 10, a los 15, a los 20. Todas esas historias me fueron cambiando. La misma historia yo
la había revalorizado cada vez más.
Yo iba teniendo más información de todo en general. Mi abuela me decía cuando
llego Perón tu abuelo se pudo hacer dos trajes. Esas cosas me emocionan. Mira el cambio
que tuvo esa generación que era de laburantes. Cambiaron las condiciones de laburo. Mi
abuela me contaba que mi abuelo era un esclavo y pasó a ser un trabajador con derechos:
jubilación y vacaciones. Todas esas cosas no las había vivido.”

Para entender la toma es importante este fragmento. Los obreros defendían las
conquistas relatadas por Néstor. Sabían lo que era no tenerlas, y pelearon por ellas.
Se había puesto en marcha un plan de demolición de las conquistas sociales y
políticas logradas por el Movimiento Obrero Argentino a lo largo de décadas.

No se trata solo de pararse de manos, sino de saber que defendes, y
como.

En la resistencia a esos planes, en la lucha por impedir el avance de las patronales y
el imperialismo, los trabajadores fueron elaborando propuestas políticas, sociales y
económicas, que tenían el doble fin de integrar las fuerzas propias, al mismo tiempo que
neutralizar el discurso de los sectores oficiales.
El Programa de La Falda, de agosto de 1957, y el de Huerta Grande, de junio de
1962 abogaban por el control de la producción, nacionalización del comercio exterior, no
pago de la deuda externa entre otras cosas.
Arturo Frondizi permitió la presentación de candidatos peronistas en las elecciones
provinciales del 18 de marzo de 1962, utilizando nombres partidarios nuevos, como el
de Unión Popular, Partido Laborista, Tres Banderas, etc.
En la Provincia de Buenos Aires, la más importante del país, Perón desde el exilio,
anunció que se presentaría una fórmula integrada por Andrés Framini para gobernador y él
mismo como vicegobernador. Finalmente la fórmula fue completada por Francisco Marcos
Anglada. La sigla partidaria utilizada fue "Unión Popular" y durante la campaña se utilizó
un eslogan que anticipaba el retorno del propio Perón al poder: "Framini-Anglada, Perón
en la Rosada".
El peronismo ganó las elecciones legislativas en nueve de los diecisiete distritos en
que se realizaron y seis gobernaciones (Buenos Aires, Chaco, Neuquén, Río Negro,
Santiago del Estero y Tucumán),​ siendo Framini elegido gobernador. El inesperado triunfo
peronista produjo un planteo militar que llevó al presidente radical Frondizi a intervenir la
Provincia de Buenos Aires. Días después Frondizi anuló las elecciones e intervino todas las
provincias que le eran adversas a su gobierno. Todas las provincias en donde ganó
el peronismo fueron intervenidas,​ La medida sin embargo no pudo evitar el golpe de Estado

que lo derrocó once días después, que anuló las elecciones y restableció las normas de
represión y proscripción del peronismo.

Es fácil ganar cuando sos el único que jugas.

José María Guido fue nombrado presidente provisional, quien anuló las elecciones,
disolvió el Congreso y convocó a nuevas elecciones limitadas y controladas por los
militares.​ Illia había resultado electo gobernador de Córdoba en esas elecciones practicadas
durante el gobierno de Frondizi, pero no llegó a asumir debido al golpe.
En ese momento, con el peronismo proscripto y Frondizi detenido ilegalmente,​ se
realizaron las elecciones del 7 de julio de 1963 en las que Illia resultó el candidato más
votado, con un 25% del total.
La falta de reconocimiento de legitimidad al gobierno de Illia por parte de
peronistas y frondizistas llevo a un plan de lucha del movimiento obrero, afectado por la
decisión del gobierno de sancionar una legislación sindical sin consultar a los sindicatos y
no investigar la desaparición del militante sindical Felipe Vallese.
La clase obrera se dio una nueva táctica, resumida en el plan de lucha de la CGT de
5 etapas. El 16 de enero de 1964 se votó un calendario para la segunda de ellas: la toma de
11.000 fábricas entre mayo y junio del 64.
El 2 de Diciembre de 1964 el General Perón intento volver al país, no pudo lograr
su cometido ya que le impidieron seguir viaje en Brasil.
Los rumores de posibles golpes de estado acosaron al gobierno radical durante toda
su gestión. El descontento militar se combinó con una fuerte campaña de desprestigio,
impulsada por sectores económicos conservadores que criticaban duramente ciertas
políticas del gobierno radical, como la Ley de Medicamentos, la política petrolera y cierta
autonomía de los Estados Unidos en la política internacional.
Es en este escenario que el 28 de Junio de 1966 se produjo el golpe militar a Illia.
Los militares forzaron a Arturo Illia a abandonar la presidencia y hacerse ellos nuevamente
con el poder. Asumió el general Juan Carlos Onganía, autodenominando al
golpe Revolución Argentina.

Un palo a los golpes no quita las ideas.

Estados Unidos, en el marco de la Guerra Fría, ya comenzaba a promover
abiertamente el terrorismo de Estado y la instalación de dictaduras militares permanentes
en América Latina, impulsadas desde la Escuela de las Américas instalada en Panamá,
dentro de la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional.
La Noche de los Bastones Largos fue el desalojo por parte de la Dictadura el 29 de
julio de 1966, de cinco facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA), ocupadas por

estudiantes, profesores y graduados, en oposición a la decisión del gobierno de facto de
intervenir las universidades y anular el régimen de gobierno de Illia.
Los meses siguientes cientos de profesores fueron despedidos, renunciaron a sus
cátedras o abandonaron el país.
En total emigraron 301 profesores universitarios; de ellos 215 eran científicos; 166
se insertaron en universidades latinoamericanas, básicamente en Chile y Venezuela; otros
94 se fueron a universidades de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico; los 41 restantes se
instalaron en Europa.
En algunos casos equipos completos fueron desmantelados. Es lo que sucedió
con Clementina, la primera computadora de América Latina.

Tomar el problema en nuestras manos…

La Confederación General del Trabajo de los Argentinos fue una central obrera que
nucleó entre 1968 y 1973 a dirigentes y movimientos sindicales que se oponían al
establecimiento de un pacto con la dictadura militar. Enfrentados por ello con la dirigencia
sindical de la CGT (dirigida por Augusto Timoteo Vandor).
Nucleó junto a los obreros a numerosos intelectuales, el principal de ellos Rodolfo
Walsh, quien colaboró en la redacción del programa de la CGTA (llamado programa del
primero de mayo) y director del semanario de la organización. Se aproximó también a
movimientos eclesiásticos, como el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, así
como numerosas agrupaciones estudiantiles, de abogados, psicólogos y la mayoría de los
políticos opositores, fundamentalmente de vertientes combativas del peronismo, el
radicalismo y la izquierda.
El Programa del 1º de Mayo, publicado en esa fecha de 1968 en el Nº 1 del
periódico de la CGT de los Argentinos, se consideraba continuador del Programa de La
Falda y del de Huerta Grande.
La CGTA formo un foco de poderosa resistencia, que se expresó en múltiples
medidas de fuerza, enfrentamientos, puebladas, la mayor de ellas la sublevación de los
obreros cordobeses en el Cordobazo.

…para confrontar e intentar resolverlo.

El Cordobazo fue una insurrección popular sucedida en la ciudad capital
de Córdoba, el 29 y 30 de mayo de 1969. Fue liderada por Elpidio Torres y Atilio López,
secretarios generales respectivamente de los sindicatos SMATA (mecánicos) y Unión
Tranviarios Automotor, pertenecientes a la Confederación General del Trabajo (CGT),
y Agustín Tosco del sindicato de Luz y Fuerza de la CGT de los Argentinos. Formó parte
de una serie de puebladas en Argentina entre 1969 y 1972, contra la dictadura gobernante.

Las puebladas de 1969 y comienzos de 1970 debilitaron al gobierno militar y fueron
uno de los factores que llevaron al reemplazo del dictador Juan Carlos Onganía en junio de
1970. Dos años después se produjo el segundo Cordobazo, también llamado Viborazo.
En este contexto se produce el secuestro de Aramburu por la organización armada
Montoneros. Fue secuestrado el 29 de mayo de 1970 y culminó con su ejecución. Esta fue
la primera acción pública de Montoneros. Allí Aramburu fue acusado por su accionar
durante el Golpe de Estado de 1955, los fusilamientos de José León Suárez de 1956
(explicado anteriormente) y la desaparición del cadáver embalsamado de Eva Perón,
condenándolo a muerte.
El asesinato del general Aramburu causó gran conmoción en la opinión pública de
Argentina, ​y marcó el inicio de las actividades guerrilleras de la organización Montoneros,
que se extendieron hasta finales de la década de 1970.

La Historia contenida en el pecho, en el puño, en el anhelo…

Este breve recuento de los años previos a la fundación del barrio tiene su razón de
ser ya que se encuentra contenida no solo en las razones que llevaron a la fundación del
barrio sino en cada uno de nosotros y nosotras.
La migración hacia la ciudad y el desarrollo de los trabajadores con el proletariado
industrial a la cabeza dentro del proyecto político peronista fueron las corrientes principales
que configuraron la identidad de amplios sectores de trabajadores en nuestra ciudad que
pelearon contra su avasallamiento y erradicación.
La incorporación de cientos de trabajadores dentro de la órbita estatal es la
expresión particular, inserta en el marco descrito. Estos sectores requerían condiciones para
su reproducción, entre ellas, la vivienda.
Más allá de que el barrio se pensara habitar con sectores de clase media alta, lo
cierto es que las intenciones no pueden negar las corrientes históricas. Cientos de familias
trabajadoras poblaron el barrio.
No es casual que la identidad del barrio sea peronista, ya que el peronismo puede
entenderse como el suelo que sostiene al barrio, su razón de ser.
Los bustos de Perón y Evita a su entrada no son casualidad.

Construcción e inauguración.

Las obras comenzaron en junio de 1968.
La primera etapa comprendió la construcción de 68 edificios con un total de 3808
departamentos. Esta etapa inicial se inaugurara el 19 de diciembre de 1971 con la presencia
del presidente de facto Marcelo Levingston. La segunda etapa comprenderá la construcción
de 47 edificios, con 2632 departamentos. Se priorizo en la adjudicación de estos
departamentos (y los siguientes) la procedencia: tendrían prioridad trabajadores estatales,
fuerzas de seguridad y docentes.
El total de edificios conectados en monoblock llamara la atención por su
interconexión por puentes aéreos y locales comerciales en altura. Las empresas
constructoras fueron ODISSA-CCI.
Esta empresa realizó la construcción de barrios similares por toda Europa. Los
cuales fueron descartados, ya que los consideraban proyectos fallidos. Como condición del
prestamos por parte del BID, este establecía que se contratara a ODISSA-CCI para la
construcción de Lugano I y II.
El BID nos hizo el préstamo, nos dijo como gastar la plata, la ganancia se la llevo
ODISSA de vuelta a Europa mientras el BID nos siguió cobrando el préstamo.
Al finalizar estas obras, se denomina oficialmente a este complejo con el nombre de
Conjunto Urbano “Gral. Div. Manuel N. Savio” en honor a este militar “padre” de la
industria siderúrgica nacional.

Años Maravillosos

Por esos años, Delicia, una vecina radicada en Lugano a principio de los 90, nos
cuenta algo de cómo era la vida en la Capital Federal, una laburante venida del Uruguay y
su familia:
“En marzo del 71 empecé a trabajar en ATMA, que estaba en ese entonces frente a
la ESMA. No salíamos mucho por los barrios. Íbamos a una iglesia evangélica. La cosa
era trabajar, trabajar y trabajar. Sí tenía relación con mis compañeras.”
En los inicios de los años 70 había trabajo y también era posible guardar el mango
para poder progresar. Se discutía sobre el trabajo y los modos de organizarnos, el futuro era
nuestro por prepotencia de trabajo

Esta primera etapa en el barrio se caracteriza por la presencia de los habitantes en
los espacios públicos. La cotidianeidad atravesada por los espacios colectivos. Néstor se
mudó al barrio a los 6 años (1972) nos cuenta de esta etapa:
“…los padres no tenían miedo que los chicos estén en la calle. Estábamos todo el
día en la calle. Después del colegio a veces nos quedábamos hasta la noche tarde (…) era
muy común que los padres estén abajo relacionándose entre sí.”
Se construían lazos de cooperación y solidaridad. Cristian, tercera generación de
empleado municipal, nacido en 1977, también nos cuenta de esto:
“Hoy de grande puedo apreciar los valores de vínculos que existían en ese
momento. Tal vez cuando era chico no apreciaba tanto. El tema de las amistades, que
incluía ser vecino, que era tener tantos tíos. Tenía 10 millones de tíos. Ahora de grande
tratas de ver de donde eran tíos. La palabra tíos implicaba otras cuestiones, el compartir
momentos, compartir la comida. En ese momento también había crisis económicas, como
las hay ahora. Faltaba el plato de comida en la casa de uno, saltaba ese tío postizo que
podía ser el del 10 B o el del 14 C, que decía ´vengan a comer a casa´. La infancia en estos
barrios, transcurría compartiendo y construyendo esos vínculos.”
Hubo desarrollos de auto organización que permitieron construir espacios comunes
en el barrio.
“…las puertas de este edificio la construyeron los vecinos junto con la sala donde
funciona el consorcio ahora. Hicieron el quincho, las parrillas. Mi abuelo entre ellos.
Además de plantar los árboles que están en el fondo.” (Cristian)
Con la primera adjudicación de departamentos a través del Estado se vive una
situación de conflicto ya que algunos grupos de personas toman edificios. El proyecto de
Lugano integra este terreno a la ciudad, pero no así a todos sus habitantes. Lo vivimos
como una primera grieta del tejido social.
“Hubo un momento jodido entre el ´72 y ´73 que acá, en esta tira…que le dicen el
Oeste estaba vacío. Estaba terminado y vacío y según cuenta la leyenda también estaban
otorgados pero hubo un momento de toma. No sé si hubo después por allá otros edificios
copados, lo que más se supo fue de la zona Oeste (…) se creó un miedo que venían hordas
de villeros a echarnos del departamento y matarnos. Había un miedo bárbaro. Había gente
armada en planta baja cuidando que no entre nadie (…) Fue un momento jodido y eso
marco al barrio también de alguna manera. Quedo entre los que vivíamos acá una idea de
que allá vivían “los negros” y acá “los blanquitos”. (Néstor)

El 17 de Noviembre se produce la primera vuelta de Perón a la Argentina. Esto fue
posible gracias al desarrollo de una campaña llevada adelante por la Juventud Peronista. Se
instalaría en esos tiempos el lema “Luche y vuelve”. Este suceso fue acompañado por más
de medio millón de personas. Ante el rumor de que habían apresado a Perón se produjeron

diversos enfrentamientos pidiendo por su liberación. Durante algunos días estuvo en Gaspar
Campos, una casa en Vicente López. En esos días recibió a diferentes referentes políticos,
entre ellos, Balbín. A los pocos días vuelve a España. Por esta razón se conmemora el 17 de
Noviembre como el día de la militancia peronista.
En el año 73 era inminente el regreso final del General Perón a la Argentina, con
todo lo que eso implicaba luego de años de proscripción y con un pueblo resistiendo a la
denegación de sus derechos, de su dignidad. Éste era un clima de tensión, donde veíamos la
victoria a la vuelta de la esquina.
El 20 de Junio de 1973 Perón vuelve al país en forma definitiva. A su regreso se
produce un enfrentamiento entre las distintas facciones que acudían al lugar de encuentro,
la Masacre de Ezeiza.
Desde 1955 el Imperialismo se había dado a la tarea de generar las condiciones para
cambiar la matriz productiva del país. Fue luego de nuestra derrota en 1976 que pudieron
avanzar en las tareas y condiciones necesarias para su instauración.
Fue la disputa entre nosotros, instigada por el Imperialismo, la que permitió la
apertura para que esto sucediera.

La Dictadura: nuestra derrota (provisoria) y resistencia.

Tras el golpe del 76, empieza a cambiar la situación en las fábricas y los lugares de
trabajo, como resultado de la política económica a favor de los grandes grupos económicos
concentrados y los intereses oligárquicos. Estos consideraban que se tenía que facilitar un
salto en la producción industrial: pasar de la manufactura a la gran industria. Lograr un
mayor grado de tecnologización en el sector industrial. Esto generaría un aumento de la
producción a costa del despido de miles de trabajadores en los años posteriores a la
Dictadura.
Para llevar adelante las medidas económicas necesarias en nuestro país necesitaban
generar las condiciones para que eso suceda. Cuando nos referimos a las condiciones
necesarias hablamos de que tenían que barrer con la organización de los trabajadores que se
oponía a ese plan ya que atentaba contra sus propios intereses.
“En la madrugada del golpe de estado, pasaron los tanques por Rivadavia, fui a la
plazoleta a la vuelta de la UOM. Bajé a comprar verduras. Una mujer decía ´Por suerte,
porque esta atorranta…´. Y una mujer que despachaba papa le decía: “Usted no sabe lo
que está diciendo, señora”. (Delicia)
Los militares vinieron a hacerle la guerra a los laburantes e instalar el miedo
generalizado en la sociedad. Los cañones apuntaban contra los obreros más destacados, que

tenían una participación social que excedía el marco sindical. Todo aquel que militaba la
causa y llevaba adelante la bandera de justicia social era liquidado.
“Yo vi con mis propios ojos a militares ametrallar la puerta de una vecina… en
Yatay a una cuadra de Rivadavia lo vi (…) Me di cuenta de que la cosa estaba muy brava.
Leíamos mucho, empezábamos a ver qué era lo que estaba pasando.
El día de la ametralladora le pedí al portero que prendiera la chimenea. Nosotros,
aparte del Nuevo Testamento teníamos El capital…Tiré todos los libros… por mí no me
importaba, sino por los niños.
El papá de los chicos trabajaba en Águila Saint, era delegado en la fábrica de
chocolates en Barracas.
Me quedé en la casa con los chicos. Empezaron las persecutas a él porque era
delegado. Le ofrecieron un trabajo y ahí zafó.” (Delicia)
Este proceso tuvo su correlato en el barrio. El barrio se fragmenta, se individualiza.
“En nuestro edificio eran muy marcadas las divisiones entre militares, municipales
y policías. Era muy marcado porque eras una cosa o la otra (…) los militares eran (…) de
la parte de sub oficiales. A mí me parece que eran todos del Ejercito (…) Antes de la
Dictadura era gente que estaba peor que los municipales (…) después fue muy marcado el
cambio. Se notó que empezaron a comprarse coches y a estar muy bien (…) cuando
arranca la Dictadura empiezan diferencias muy marcadas y alejamiento de lo que era un
momento y lo que después los tipos fueron. Ellos mismos note que se iban separando del
grueso de la gente. Hicieron rancho aparte.”
“Hubo un éxodo, se fueron muchos militares. Tengo el recuerdo por amigos que
eran hijos de militares. Se fueron, nunca más supe de ellos. Fue un antes y un después (…)
cuando esta gente mejora su estándar de vida y se empiezan a mudar (…) todos los que
venían eran trabajadores pero no eran de alguno de los 3 grupos que mencione. Mucha de
la gente alquilaba. Hasta ese momento eran todos propietarios (…) la composición no
cambio. En ese sentido la gente siguió siendo laburante.” (Néstor)
Por otra parte, toda la red de talleres que supo construirse por todo Lugano sufrió
una herida fatal por las condiciones impuestas. Hubo un declive imparable que hoy se
verifica en las decenas de galpones vacíos.
Los sectores trabajadores fueron los mayores damnificados del Proceso de
Reorganización Nacional. La dura represión desatada en el período tuvo como finalidad
principal el desmantelamiento de las organizaciones gremiales. El movimiento obrero había
quedado, prácticamente, desactivado: dirigentes muertos, desaparecidos y encarcelados, y
prohibición a los sindicatos de funcionar.
Pero, a pesar del plan, muchos trabajadores continuaron peleando por sus derechos
en momentos en que la situación económica se hacía cada vez más difícil para la
población.

En 1979, el titular de la CGT, Saúl Ubaldini y otros de sus miembros, organizaron
el primer paro general contra la Dictadura que se hizo sentir con mayor intensidad en el
Gran Buenos Aires y se llevó a cabo el 27 de abril de 1979. Si bien la huelga no consiguió
parar el país, logró que, por primera vez desde el año 1976, un gran sector de la población
argentina pudiera expresarse contra el régimen.
En 1980 se inaugura el club Savio 80 dentro del perímetro del barrio. Ante la
pérdida del espacio público se construyen espacios de encuentro colectivo puertas adentro.
El descontento social fue en aumento hasta desembocar en el paro nacional con
movilización realizado el 30 de marzo de 1982. Esa movilización fue la mayor expresión de
lucha obrera del período dictatorial. Convocados por la CGT, bajo la consigna "Paz, pan y
trabajo", cincuenta mil trabajadores coparon la Plaza de Mayo en una verdadera huelga
política de masas, la cual fue brutalmente reprimida. La jornada anunciaba el colapso de
una dictadura agotada en sus contradicciones internas y la crisis económica.
En abril de 1982 se produce el desembarco en Malvinas por parte de la Armada
Argentina. La Dictadura sangrienta que reprimió a la sociedad, sobre todo a la clase obrera,
decidió iniciar esta guerra como un manotazo de ahogado.
Después de más de 2 meses de combates, las fuerzas nacionales fueron derrotadas.
Pese a todo lo que fue la Dictadura, el desembarco derivo en algo no deseado. El
enfrentamiento con las fuerzas imperiales y la solidaridad de los pueblos del mundo. La
toma de Malvinas había generado apoyo de la mayoría de los países denominados del
Tercer Mundo, con los países de América Latina a la cabeza. Perú ofreció su fuerza Aérea,
25 mil bolivianos se alistaron para participar de la confrontación, Cuba ofreció unidad del
Ejército.
La derrota de Malvinas (14 de Junio) generó un fuerte desanimo en los sectores más
populares, que se transformó en bronca expresada en una marcha multitudinaria a Plaza de
Mayo, ferozmente reprimida.

Democracia recuperada… ¿y algo más?

Después del regreso de la democracia, con 30.000 compañeros desaparecidos y
miles de fábricas fundidas, el capital financiero se termina de asentar y comienza a
desarrollarse en profundidad.
En el año 1983 llega la democracia, lo que abrió una luz de esperanza. Fue una
época de gran participación política, sobre todo de los más jóvenes.
Se crea la Juventud Política Argentina (JPA) con participación de todos los partidos
populares (Peronista, radical, intransigente, democracia cristiana, comunista y otros).

Nos prometieron que con la democracia “se cura, se educa y se trabaja”. No duró
mucho esa esperanza, apenas en un par de años la gente empezó a perder el trabajo y se
incrementó el trabajo informal. Sobre esto, nos dice Delicia:
“Yo tejía, ahí era más barrio, no me alcanzaba la plata y me conectaba para
ofrecer mis tejidos (…) vendía rifas con descuentos de haberes adentro del ejército, ya no
trabaja en el sanatorio, era con los veteranos de Malvinas”.
La antigua CMV (Comisión Municipal de la Vivienda) proyectara una serie de 11
torres de 22 pisos con un total de 1518 departamentos. Obras que serán inauguradas el 7 de
abril de 1983. Se da el tercer poblamiento a partir de un primer tramo de las torres (torres 7
a 11). Con el mismo criterio de adjudicación que los edificios: priorizando a trabajadores
estatales, fuerzas de seguridad y docentes.
En estos años se da el ingreso de la droga con fuerza en el barrio. Al respecto Néstor
nos cuenta:
“En los ´80 (…) está muy marcado el inicio de la droga en el barrio como antes no
se había visto (…) empezó a ver otro tipo de ambiente en el barrio. Eso se notó. Más allá
de que tenía otra edad. Era más denso.”
Se da una fiesta popular en las calles cuando Argentina sale campeón del mundo.
Un eco de lo sucedido en los ´70.
“…el mundial ´86. Fue una cosa espectacular. No recordaba haber visto, me hizo
acordar al viejo Lugano porque el barrio fue una fiesta (…) la fiesta del ´86 fue una fiesta
espontanea de bajar la gente a la calle central (hoy Soldado de la Frontera). Todo el
mundo caminando por la calle, tirando papelitos. Me hizo acordar a Lugano en los ´70”
(Néstor).
El 22 de enero de 1989 se produce el copamiento del cuartel del regimiento de
infantería n°3 de La Tablada, realizado por el Movimiento Todos por la Patria (MTP) el
cual fue brutalmente reprimido. Como consecuencia de eso hay todavía 3 desaparecidos. Se
inició una caza de brujas hacia fuerzas de izquierdas y progresistas que causo en estos
grupos cierto temor por el pasado reciente de la dictadura.

Ante el fuego el oro se ablanda y el barro se endurece.

El mismo año hay elecciones, gana Menen con la promesa de “Salariazo” y
“Revolución productiva”, se suceden dos grandes hiperinflaciones y en lo internacional se
cae el muro en Berlín e implosiona la URSS dos años después. Menem cambia su plan
original el cual muta en un plan neoliberal con Cavallo como ministro de Economía.
Los primeros años parecían buenos porque había plata en la calle, pero esa plata era
la que cobraban los trabajadores despedidos por indemnización. Aparecieron los

parripollos, canchas de paddle y sobre todo el auge de las remiserías, que antes en los
barrios no existían; eso no podía durar.
Los barrios aledaños, donde había una cantidad importante de fábricas y talleres,
empezaron a cerrar, dejando el triste espectáculo de galpones abandonados. Se comenzó a
recorrer el camino de las privatizaciones y siguió con mayor intensidad la succión de las
riquezas que emanaban de nuestro suelo.
Durante estos años se da la construcción del último tramo de torres (1 a 5).
Hacia finales de los 90, dice Kiwi, nacido en el barrio en 1988.
“Tengo recuerdos de muy chico… Tengo el recuerdo de estar siempre en el club
(…) Iba al colegio, volvía, iba a la tarde al principio, volvía directamente al club desde los
3, 4 años. (…) Pero el barrio se fue poniendo cada vez peor. Recuerdo espacios del barrio
donde no se podía ir. Tenía hermanos de compañeritos míos que eran grandes y eran re
picantes, la idea era no cruzarlos. Igual a mis viejos los respetaban mucho, porque siempre
incorporaban a esos papás a las reuniones. Te estoy hablando del 97/98, hasta 2002/2003.
Estaba naturalizado que siempre había algún muerto. Yo era chico pero escuchaba.
Era la mirada de un nene, pero me acuerdo de algunos vecinos organizarse con mis viejos
o entre ellos por horarios de entrada, de salida de los edificios porque los pibes estaban
descontrolados: ibas a la parada del bondi, te pedían una moneda, ´te puedo revisar´, y te
choreaban. Fue una etapa de mucho miedo, eso fue hasta 2002/2003.”
La violencia y el despojo ejercido contra nosotros durante todos estos años
impregnan nuestros vínculos, condicionándolos, empezando a ocupar cada vez un mayor
espacio. Violencia entre vecinos, entre pares, entre laburantes. La lógica de la ganancia, la
lógica del Capitalismo, nos llevó a un salto en la producción a costa de que miles de
trabajadores perdieran su empleo. Ya no tenemos lugar en SU plan.
Las filas de desempleados iban en aumento. Toda una generación que se queda en la
calle empieza a buscar salidas que evidencian una crisis. La ecuación era fácil, al no tener
trabajo no tenes proyecto y al no encontrar una salida sos carne de cañón. La falopa causa
estragos en los barrios y esto no desemboca en algo bueno.
Siempre, en medio de estas dificultades condicionadas, principalmente, por la falta
de trabajo, el barrio salió a la calle a resistir.
“El club siempre cumplió un rol de encuentro…en el barrio había puntos de
encuentro. En el edificio 32 estaba el hogar de ancianos, y la asamblea por el hospital por
Lugano, donde estaba mi viejo” (Kiwi)
Con las herramientas que teníamos, con el ingenio y los deseos conjuntos,
resistimos.

Resultado de imagen para Foto de lugano 1 y 2

“Yo me acuerdo una vez que estábamos entrenando y nos cortaron la luz. Nos
querían sacar del club y los padres dijeron “no nos vamos” (…) Irradiamos la cancha con
autos, prendieron todos las luces (…) Jugamos con las luces de los autos.” (Kiwi)
¿Y después de eso, cómo siguió la cosa? Veníamos de la experiencia del piquete y
la asamblea, de organizar los comedores porque el hambre apretaba y había que
organizarse, pedirle al Estado que nos tirara un hueso porque no dábamos más…así
llegamos al estallido del 2001.
“Me acuerdo de mi vieja llorando, de mi viejo vistiéndose, que me dijo “hoy hay
que ir, uno es parte de la masa y sea lo que sea, hay que ir”. Y se fue a la plaza. Yo sabía
que pasaba algo muy malo que excedía mi casa.” (Kiwi)
Sacamos a De la Rúa, dijimos basta a un proyecto económico que durante años nos
hambreo. Estos años fueron difíciles, y para afrontarlos elegimos la cooperación.
“Surgió una sensación cooperativista, pero no la misma que cuando yo era chico.
Yo vivía en Soldati y acá en Lugano I y II empiezan a surgir una red muy fuerte del club
del trueque. Que se hacía en el Savio 80. Era muy fuerte, había mucha participación tanto
en Lugano como en Soldati. Se había nucleado acá, en esta red del trueque.”(Cristian)
El Estado, bajo su peor apariencia, se hizo presente y sólo logró empeorar las cosas.
Lo hizo para vender terrenos fiscales y otorgárselos a distinguidos clubes de golf a los que
ningún hijo de vecino asistirá, lo hizo, también, cuando se presentó bajo la máscara de la
Gendarmería para agitar la calle, o cuando una bala fue a dar al pecho de un pibe de los que
paraban por la avenida…
“En 2003 hubo un punto de inflexión, porque matan a uno de esos pibes…le chorea
a un gendarme retirado. Lo está por chorear, el gendarme saca un fierro y le pega un tiro
en el pecho. El barrio muy movilizado y fue la primera vez que tuve conciencia de la
división social. Había gente contenta, y otra parte que no estaba contenta, aunque
reconociera que el pibe era un bardo. Murió un par mío, porque tenía mi edad, aunque
otro camino. Y ver gente enajenada festejando la muerte de ese pibe.” (Kiwi)
Era la hora de salir de la cama y el sillón para ir al encuentro de la política. No
podíamos más que volver a pensar un modelo con trabajo, con pequeña y mediana
industria, donde fueran necesarias otra vez nuestras manos y nuestros deseos.

En la década ganada ¿Qué ganamos?

Sin embargo, algo nos faltó, en algo fallamos y es necesario que podamos estudiar,
analizar, trabajar en función de comprenderlo.

“Desde esa etapa hasta vi más posibilidades en los locales del barrio, antes era uno
sí y otro no, y locales abandonados. Empezaron a invertir en el barrio. Y en los años de
mejora se gestaron muchos micro emprendimientos.
También se gestó dentro del barrio una clase social, al haber otro ingreso, diferente
dentro del barrio, y se ocupaban de demostrarlo. (…) Mucho auto, mucho 0 Km. (…) Y
también creció la clase media con un par de lujitos, y empezás a ver ese Lugano Cheto que
dice ´está lleno de negros´, que no le gusta el barrio. (…) El que tiene cierto poder
adquisitivo, que aspira a ciertas cosas, que se cree que merece determinadas cosas, que se
sube al ascensor con quien vive en el fondo del Infierno.
Algo que paso en estos últimos 6 o 7 años. (…) Veo un odio exacerbado, de
fragmentación social zarpado. (…) Veo crecer el odio como instinto o mecanismo de
defensa, y esa conducta la adoptan, y la trasladan a otra parte…lo veo en el club: el odio
como conducta, como posible modo de relacionarse.” (Kiwi)

4 años en la jaula del Gato… ¿y después?

Ese modo posible de relacionarnos del que habla Kiwi, joven gerente deportivo del
Club Jóvenes Deportistas, es la propuesta efectiva de los representantes del Capitalismo en
nuestro querido barrio de Lugano. Propuesta que durante años nos fue inculcada, que calo
con fuerza en nosotros en las elecciones del 2015 y genero consecuencias enormes para
todos nosotros.
“Lo que pasa que en estos años la sociedad digamos está teniendo rupturas críticas
en la economía, a la dignidad que han perdido en un montón de cuestiones (…)si hace un
par de años vos tenías una vida más o menos en donde te podías ordenar: tener todas las
comidas, venir al club, comprarles unos botines a tu nene a que de golpe el 60% de las
familias no les puedan comprar unos botines, se acerquen a preguntar si hay donaciones
de botines, no te puedan pagar la cuota (…)Empieza a cambiar todo, es un cuello de
botella que es “te llego la crisis”. La crisis no te llego negro, ya que con que le haya
llegado a uno nos tuvo que haber llegado empáticamente a todos. Sino estamos
equivocados. Sino es ´vinieron a buscar a tales pero a mí todavía no me vinieron a buscar´
¿entendes? Bueno ¡para! Si ¿qué estamos esperando?” (Kiwi)
De nosotros depende que la nueva etapa que se abre sea producto de nuestra
conducta hacia el barrio mediada por nuestros intereses y de las raíces profundas de nuestra
historia… De nosotros depende que se forje otro camino, un nuevo barrio, una nueva
familia.

Depende de nosotros.

 

“Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.”
Eduardo Galeano.

Autores: Equipo de construcción de la historia, barrio de Lugano I y II, Diciembre de 2019.

                Museo vivo barriales

Fuente: PPR

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario