Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! 

El gobernador de Mendoza no quiere más viñedos

El sábado, al mismo tiempo que Zergio Ziliotto visitaba Casa de Piedra, su par mendocino, Rodolfo Suárez, presidía en el Hotel Hyatt un desayuno organizado por la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar). A pesar de la distancia entre ambos escenarios, la jornada dejó un curioso contrapunto entre las declaraciones de ambos gobernadores. Mientras el pampeano anunció la puesta en marcha de la obra que permitirá una ampliación de mil hectáreas en la zona de riego destinada a la producción vitivinícola, el mandatario cuyano presentó su proyecto para «restringir la plantación de viñedos» en el país.

«Problema por exceso de uva».
En Mendoza, Suárez reveló ante productores y dirigentes del sector vitivinícola que está trabajando «en un proyecto para regular la plantación de nuevos viñedos» y anunció que pondrá esa iniciativa «a consideración de los colegas de otras provincias». La noticia fue publicada ayer por el diario Los Andes, que cita al gobernador explicando su idea: «necesitamos generar los instrumentos jurídicos para que el Estado otorgue permisos para nuevas plantaciones, siguiendo criterios económicos y ambientales, como la evolución de la demanda de variedad de uva, la factibilidad agroecológica y agroclimática del lugar donde se planea desarrollar el viñedo, y la eficiencia y la tecnificación del riego prevista en cada proyecto», dijo Suárez.
Los principales argumentos para imponer restricciones a las nuevas plantaciones son «el problema generado por el exceso de uva» y la insuficiencia del riego: «corremos el riesgo de no poder responder con recurso hídrico para todas las plantaciones», advirtió el titular de Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas), Eduardo Sancho, al ser consultado sobre el anuncio del gobernador mendocino. «Por eso hay que replantearse cómo va a crecer la superficie implantada para todos los cultivos», agregó.
En la misma sintonía se mostró José Zuccardi, titular de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), al afirmar que la regulación «ayudará a definir futuros lineamientos para evitar implantar hoy, lo que producirá una sobreoferta mañana». Sin embargo, el más satisfecho por el anuncio resultó el presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán, Diego Stortini, quien celebró esta iniciativa desde el Valle de Uco, donde justamente nació la propuesta de regular las plantaciones de viñedos. No obstante, el promotor de la idea opinó que «la legislación no debe ser nacional. Debemos empezar con una regulación provincial y luego que la Nación decida si se suma», comentó.

Riego deficiente.
Pero no todas fueron voces de satisfacción. El proyecto de Suárez genera dudas entre los miembros de Bodegas de Argentina, que preside Patricia Freuler, organismo que adjudica los problemas a deficiencias del riego y falta de capacidad comercial de los productores. «Ciertas regulaciones deberían dejarse en manos del libre mercado y no es inteligente limitar la plantación de viñedos. Tenemos que hacer un estudio sobre lo que está plantado, dónde, y si tiene mercado», manifestó. La empresaria advirtió que «parte del excedente de uva corresponde a viñedos que consumen agua, tienen alto costo para producir, pero no se adaptan a lo que se vende».
Para los bodegueros, habría que «ayudar a los productores a reconvertirse para utilizar menos agua», porque Argentina está en condiciones de «explotar el potencial del mercado externo, y para eso van a faltar hectáreas». Ángel Vespa, propuso que la solución pasa por «estudiar qué demandan los mercados y cuidar el agua, tanto dentro de las fincas como desde las obras a cargo de Irrigación». Para este bodeguero «ante la sobreoferta, la mejor solución son las exportaciones». Las medidas regulatorias siempre han fallado, porque no pueden resolverse problemas estructurales con regulaciones».

Mendoza tiene el 70% de los viñedos.
El principal argumento que ofreció Suárez para impulsar una legislación nacional que regule los viñedos, es que si la regulación se limita solamente a Mendoza, el exceso de uva podría continuar en otras provincias. Sin embargo, resulta evidente que el éxito de la medida dependería en gran medida de su aplicación en esta provincia, que cuenta con el 70% de la superficie cultivada con viñedos en todo el país: de 215.169 hectáreas de viñas argentinas, 151.490 están en Mendoza.

Fuente: La Arena La Pampa

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario