Columna de actualidad NOTICIA NUEVA!!! 

BLANQUEO, FUGA Y DEUDA. «Ya no será necesario escondernos», el sincericidio de Macri

En menos de cuatro años el Estado transfirió a los privados casi $ 700.000.000.000 (setecientos mil millones de pesos).

 

Blanquearon 116.800 millones de dólares, fugaron 93.667 millones y endeudaron al país en 103.808 desde diciembre 2016, en apenas tres años. El de los cambiemitas es un récord planetario.

 

POR JORGE MANCINELLI*

Corría el 13 de julio de 2916 cuando la Bolsa de Comercio de Buenos Aires vibraba ante la presencia del nuevo presidente de la Nación. Era el día dedicado a celebrar su 162º aniversario y a festejar el blanqueo puesto en marcha por el gobierno nacional.
Al día siguiente, El Cronista Comercial anunció en tapa la crónica del evento con dichos de Mauricio Macri, que pidió adherir al blanqueo de capitales y apostilló: “Ya no será necesario escondernos”.
En el interior, en una crónica titulada “El blanqueo en un VIP”,  puede leerse: “Muchos hombres del campo también se hicieron presentes en ese salón». El redactor adelantó que mucha de esos terratenientes blanquearía dinero no declarado. “Es común –transcribió lo escuchado– que las jaulas de hacienda se facturen miti y miti, o sea mitad en blanco y mitad en negro, o que la compra de cereal se haga del mismo modo, por lo que tienen un margen importante para blanqueo”.
Jorge Gaggero, economista investigador de la fuga de capitales y experto en políticas tributarias, publicó el 16 de diciembre de 2017 en El Cohete a la Luna una nota en la que afirmó que los  400.000 millones de dólares depositados por argentinos en fondos offshore que en 2012 había estimado el Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo Argentino, en 2016 ya ascendían a 520.000 millones, muy cerca del valor del Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina de ese año, el año del blanqueo.
El perdón fiscal se inicio con la publicación de una ley en abril de 2016, la inscripción de blanqueadores comenzó en agosto de ese año y cerró en marzo de 2017 con 116.800 millones de dólares. En diciembre de 2016, Macri modificó la ley mediante un decreto, permitiendo que familiares de funcionarios ingresaran al blanqueo, lo que la ley había prohibido expresamente.
Si en 2016 había 520.000 millones de dólares en guaridas offshore, de los cuales se blanquearon sin obligación de traerlos al país 116.000, quedarían afuera 404.000 millones de dólares negros, a los que se suman otros 93.667 millones fugados entre diciembre de 2015 y septiembre de 2019, estimó este mes el Informe de coyuntura del Centro de Investigaciones y Formación de la República Argentina (CIFRA). Con lo cual el capital fugado llegaría a 497.000 millones de dólares, un valor superior al del PIB actual, que el FMI estimó en 445.460 millones de dólares.

El informe del CIFRA –vinculado a la Central de Trabajadores de la Argentina, CTA– sostiene que el endeudamiento público del macrismo no sirvió para incrementar el nivel de actividad económica –la cual cayó 8,8% en términos del PIB per cápita entre 2015 y 2019– sino para financiar la fuga de capitales al exterior. La prueba de ello es que el aumento neto de la deuda pública en moneda extranjera fue de U$D 103.808 millones y la fuga de capitales alcanzó a U$D 93.667 millones entre diciembre de 2015 y septiembre de 2019.
El informe de CIFRA sostiene también que el actual ciclo de endeudamiento público está basado en un verdadero “festival de letras” de corto plazo con especial incidencia de los acreedores externos que tuvo, al menos, dos variantes respecto de la experiencia del período 1976-2001, años en los que se aplicó a nuestro país la política de predominio del capital financiero.
Para verificar esa afirmación, mide el endeudamiento por períodos: entre 2016 y 2019, el endeudamiento creció en 32.500 millones de dólares por año, mientras que entre 1976 y 2001 los hizo en 7.192 millones de dólares.
El informe de CIFRA observa que el mecanismo de la valorización financiera durante el gobierno de Cambiemos consistió en sostener altas tasas de interés respecto de la variación del tipo de cambio, lo cual garantizó elevados rendimientos en dólares, mientras que durante el período 1976-2001 la renta financiera se obtenía del endeudamiento externo privado de las grandes empresas y la brecha positiva que existía entre la tasa de interés local y la internacional.
Medido en valores de 2018, el endeudamiento público durante la última dictadura militar alcanzó a USD 10.306 millones anuales; con Alfonsín fue de 9.644 millones, y de 3.738 millones anuales entre 1990 y 2001. En el marco de los gobiernos kirchneristas la deuda externa pública creció apenas USD 921 millones anuales, que contrastan con los 32.500 millones de dólares anuales en el período 2016-2019.
El endeudamiento externo público del macrismo ha sido el mayor de las últimas cuatro décadas.
La otra cara de la política de endeudarse para fugar es la de promover la concentración de la riqueza mediante el manejo de los impuestos
El grupo de estudios Proyecto Económico dirigido por la Diputada nacional Fernanda Vallejos, informó que el Estado bajo la conducción del macrismo, mediante la reducción de impuestos, transfirió $690.825 millones al sector privado en menos de cuatro años
La política impositiva del macrismo benefició a empresas (vía cargas patronales), a exportadores agropecuarios (mediante la rebaja en las retenciones) y a personas físicas de mayores ingresos (por la reducción de la alícuota de Bienes Personales).
Los subsidios a sectores de altos ingresos por perdones impositivos hechos por Mauricio Macri, suman 287.000 millones a grandes propietarios; 227.022 millones a exportadores de granos y 123.066 millones a empresarios.
Aquella afirmación de Macri en el 162º aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, “Ya no será necesario escondernos”, resumió la ideología de su gobierno, opuesta por el vértice a la gestión del peronismo durante los 12 años anteriores.
El contraste es contundente en el endeudamiento externo y en la política tributaria. Mientras Macri desfinanció al Estado mediante la reducción o quita de impuestos a las fortunas y a los mayores movimientos de dinero, la Administración anterior ejecutó una severa política de lucha contra distintas modalidades de evasión impositiva. En octubre de 2014 el gobierno nacional comprobó que 51 empresas multinacionales habían evadido $ 570 millones abusando del convenio que la Argentina tenía con España para evitar la doble imposición.
De las firmas multinacionales investigadas, el 82% aceptó el ajuste fijado por la AFIP, que totalizó 470 millones de pesos a favor del fisco.
En el polo opuesto, la gestión del macrismo fue, y seguirá siendo hasta el 9 de diciembre próximo, la negación de las políticas de Estado al servicio de la nación Argentina.

*Columna en el programa radial “El gato escaldado”, radio AM750

https://radiocut.fm/audiocut/columna-jorge-mancinelli-9714/

Fuente:  blog de Juan Salinas y Montserrat Mestre

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario