Economías Regionales 

Desterrar la timba financiera y bancar la producción nacional: ahora es cuando

En virtud de la reciente reunión entre autoridades del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), en la cual acordaron una “agenda para superar inconvenientes por restricciones cambiarias”, desde el Frente Productivo Nacional exigimos que se revalúe el esquema de prioridades, para dar un respaldo real y concreto a las pequeñas y medianas empresas de nuestro país.

El eje de la reunión había sido la circular A 7030, emitida el jueves pasado por el BCRA, que establece que solo podrán comprar dólares en el segmento mayorista aquellas empresas que tengan “activos externos líquidos disponibles”, entendidos como efectivo o depósitos a la vista en entidades financieras del exterior, así como otras inversiones que les den disponibilidad inmediata de moneda extranjera: en la reunión de ayer, las autoridades de la Unión Industrial expresaron la necesidad de tener un acceso “normal” al mercado, para evitar demoras en la compra de divisas, con fines comerciales.

Como representantes de las pymes, consideramos que este reclamo de la UIA no constituye un eje para la reactivación de la producción local y el mercado interno sino, por el contrario, permite la prolongación de los negocios de unos pocos con el sistema financiero.

Tal como describe el diario Página12, en su nota del 5 de junio de 2020: “Esta semana se conoció que hubo maniobras de importación poco transparentes en abril y mayo para aprovechar la brecha cambiaria. Se pagaron importaciones por 7800 millones de dólares pero entraron al país productos por 5800 millones. Las normativas de la autoridad monetaria apuntaron a limitar el acceso al dólar comercial para la especulación”.

A diferencia de las grandes empresas, las pymes brindamos el 75 por ciento del empleo privado en Argentina por lo que estamos convencidos de que a través de políticas que respalden el crecimiento productivo del país, se generarán más puestos de trabajo. Es por esto que sostenemos que las políticas de emergencia tienen que estar apuntadas a sostener el aparato productivo y no a flexibilizar las condiciones de acceso al mercado cambiario.

Por todo lo consignado, debemos dejar claro que si bien respaldamos el camino que ha emprendido el gobierno nacional de sostener el empleo y la producción, con una inyección de $183.000 millones para créditos productivos en plena pandemia por el coronavirus, advertimos que también se necesita un riguroso control de la transferencia de activos para que todo el esfuerzo puesto desde el Estado para la reactivación, no culmine en el negocio de unos pocos.

En esta pandemia, las pequeñas y medianas empresas, como todo el amplio abanico que abarca la producción nacional, afrontamos una grave crisis. Durante cuatro años fuimos perjudicados por el macrismo, y resistimos. Nunca fugamos ni hicimos negocios con el sistema financiero a costa del bienestar de nuestro pueblo.Queremos recuperar el mercado interno, para que todos y todas en Argentina puedan vivir mejor. Hoy tenemos la oportunidad de desterrar la timba financiera y bancar a las pymes: ahora es cuando.

Fuente: Motor Economico

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario