Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! 

Macri hacía negocios en el sur con Ginóbili, Vía Bariloche y “Nicky” Caputo, según el celular de su secretario

Peritos recuperaron más “notas” asociadas a negocios empresariales en el sur, donde aparecen gestiones a favor de la empresa Vía Bariloche para que se quede con la concesión de la pista de esquí en Cerro Catedral. Además, esa firma también se quedó con La Hoya a través de Don Otto. En todo esto sobrevuela el nombre de Servicios Aéreos Patagónicos SA, ese “hermano de la vida” el ex Presidente que a París ahora se fue.

En el Iphone de Darío Nieto se descubrieron -entre otras- notas en la aplicación de bloc que fueron recuperadas: una data del 13/11/2017 a las 19.50. “Cerro Catedral concesión para emprendimiento inmobiliario para Trappa (Vía Bariloche) está ok, mañana se firma acuerdo. Falta pasar al concejo Deliberante. Weretilneck bien”, indica el texto que hace alusión al entonces gobernador de Río Negro, hoy senador nacional.

El encabezado de esa nota que publica Ambito.com reza “Deluca”, y continúa con otros temas por debajo: “Sierra Grande avanzando bien en consulta popular municipal para central nuclear, se votaría el 17/12”. Y culmina con “Neuss le habían estatizado una línea, se la devuelven en la semana. Todo Weretilneck y Río Negro”.

Todo se convierte en negocio

Sebastián Trappa se acercó al macrismo interesado en la política de cielos abiertos y con la idea de que Vía Bariloche -la empresa de micros- tuviese su propia aerolínea low cost. Servicios Aéreos Patagónicos SA (SAPSA) salió a buscar rutas.

El extitular de la Agencia de Bienes del Estado (AABE), Ramón Lanús, resolvió entregar un terreno “en custodia” a Trappa mientras se evaluaba el proyecto de que replique un modelo de negocios similar al de Fly Bondi, con el guiño de Guillermo Dietrich.

El Gobierno contrataba entonces a SAPSA para vuelos privados de los ministros. Trappa compró las dos empresas controlantes de CAPSA que tenía la concesión del centro de ski Catedral.

Este año se le concedió una extensión hasta 2056, pero a la fecha de la nota en el teléfono de Nieto se negociaba esa extensión 8 años antes de su vencimiento y un desarrollo inmobiliario de 70 hectáreas en terrenos fiscales en plena montaña, lugar que por ley estaba prohibida la urbanización.

La provisión de servicios para esa iniciativa beneficiaba indirectamente a Jorge Caputo, padre de “Nicki”, que posee el vecino Cerro San Martín, con varios fracasos por no obtener permiso para realizar desarrollos inmobiliarios.

El viejo sueño de Pichetto

Sierra Grande está en el departamento rionegrino de San Antonio y terminó votando por el sí en la fecha indicada para la instalación de una central nuclear, proyecto impulsado por Miguel Ángel Pichetto y frente al cual Macri le insistió al gobernador a comienzos de 2018, en una reunión en Cumelén. La Legislatura la había prohibido.

El Grupo Neuss había perdido la provisión de una línea energética que abastecía a Bariloche a través de la firma Edersa. Luego, a través de una empresa en Manhattan inició una demanda ante el CIADI por perjuicio en las tarifas.

El 9 de enero de 2018, otra nota recuperada por los investigadores contiene una alusión breve: “Mapa gigante Nahuel Huapi”. Existe otra referencia respecto a un proyecto inmobiliario ubicado en Villa La Angostura y relacionado al astro basquetbolístico Emanuel Ginóbili, que estaba en medio de una disputa con comunidades mapuches que habían llegado a una ocupación de esos terrenos, en la costa del Lago Correntoso. Vecino a ese emprendimiento hay otro, a cargo de Alberto Rossi, cuñado de Macri.

El tema de la ocupación de tierras por parte de los mapuches en el sur resultó de interés para la causa de espionaje. Así lo denunció en la causa el fiscal general de Neuquén José Gerez. Esos datos respecto a actividades de inteligencia ilegal que había sufrido están asentados en el legajo de espionaje en Lomas referido a organizaciones mapuches.

En La Hoya también

El grupo Vía Bariloche extendió todo lo que pudo sus tentáculos para hacer negocios donde pudiera, alcanzando al único centro de esquí que tiene Chubut, en Esquel, a un par de cientos de kilómetros de Bariloche.

Según informó el año pasado El Extremo Sur, tras la imposibilidad de concesionarle La Hoya a la empresa Don Otto (subsidiaria del grupo Vía Bariloche) por intermedio del mecanismo licitatorio, el gobierno de Arcioni se propuso avanzar con la entrega definitiva a través de la adjudicación directa, inclusive incumpliendo el frágil y tan versátil pliego licitatorio que cayó en el abandono.

En este contexto, los pasos recorridos primero se vincularon al armado de pliegos de licitación a medida de la única empresa que se presentó con su oferta, pero que ni siquiera cumplió con los requisitos financieros para poder ganar la licitación.

El propio titular de Corfo, Sixto Bermejo, había manifestado, según consta en la web de CORFO el 13 de marzo, que frente al fracasado llamado licitatorio “la comisión evaluadora desechó, en la apertura del sobre Nº 1 -etapa donde se estudia la admisibilidad de la empresa- la propuesta presentada. De esa forma CORFO consideró “inadmisible” la oferta y abre una compulsa de privados.

El titular del organismo detalló a mediados de marzo que “el pasivo corriente de la empresa ofertante es un 15% mayor que el activo corriente, es decir, si vende todo lo que tiene todavía le falta un 15% para pagar lo que debe”.

Con el llamado licitatorio caído el gobierno de Arcioni decidió continuar con la entrega de La Hoya, pero ahora de manera directa al Grupo Vía Bariloche. Sin consenso en el seno del directorio de CORFO, que no le daba el visto bueno para concretar la adjudicación directa, el tema pasó al Tribunal de Cuentas Provincial. Este, mediante un lapidario informe, cuestionó la insolvencia de la empresa Don Otto, le reclamó a la empresa que cancele las deudas por ejecuciones fiscales que rondan los 937 mil pesos con el Estado provincial, consideró que la empresa “se extralimita” al querer cancelar el canon con pases gratuitos y además exigió que “en la contratación deberán establecerse las mismas condiciones, requisitos y especificaciones que las fijadas en los trámites declarados fracasados o desiertos”.

Casi sin opciones legales pero con muchas presiones, CORFO y Arcioni se propusieron avanzar a cualquier precio con una privatización que finalmente se concretó el martes 7 de mayo de 2019.

Vía Bariloche cancelaría la deuda de los 937 mil pesos en ocho cuotas y conformaría una nueva sociedad que se dedicaría exclusivamente a la explotación del centro de esquí.

Uno de los principales puntos de conflicto era el vinculado al canon que la empresa deberá pagar al Estado provincial por el aprovechamiento de La Hoya.

Del análisis pormenorizado que efectuó El Extremo Sur se desprendía que el canon anual será de un valor correspondiente a los “5.000 pases diarios de adulto en temporada alta”. Así versa el artículo 12 del Capítulo II de los pliegos. Al mismo tiempo agrega que “tomándose de referencia el valor que se asigne cada año al señalado Pase”, lo que de alguna manera deja librado el valor del pase a ser abonado por la empresa ya que pudiera bajarlo su arbitraria decisión.

En el punto 12.1 se le otorga un plan de bonificación que reduce el pago del canon en un 80% durante el primer año, al 60% en el segundo, al 40% en el tercero y al 20% en el cuarto año; para recién en el quinto año tener que abonar la totalidad del canon en cuestión.

Fuente: El Extremo Sur de la Patagonia

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario