Columna de actualidad NOTICIA NUEVA!!! 

Vicentín y Sociedad Rural. Nación Encendió Alertas Rojas

¿Camino A Un Golpe De Estado?: Menos Actores Y Más Desesperación.

Crisis, pandemias y actos políticos suicidas. El final del macrismo y su retirada del poder no dejaron menos de lo que las sospechas confirmaron desde siempre. Negocios y negociados, corrupción, créditos otorgados que NO se devolverán y la gran ventana abierta de las fronteras nacionales permitiendo fuga de capitales financiada por los dólares logrados ante la deuda externa tomada a lo pavo ante el mismo carácter impagable que pone de rodilla a la Argentina ante los organismo multilaterales de crédito, una vez más. Vicentín no solo cuenta su relató en primera persona de sus propias estafas, sino, que deja al desnudo la corrupción empresarial y connivencias inocultable de actores políticos que hoy y en la desesperación, se inmolan en actos suicidas y a mascaras descolgadas mostrando sus verdaderos rostros. Sin tapujos y jugados a cuerpo presente.

El peronismo santafesino, mitad fruto de una ingenuidad desde donde se permitió coquetear con actores desbastadores de la economía regional y provincial, dejó filtrar personeros facilitando cargos neurálgicos en el orden ministerial permitiendo, además, formar parte del gabinete del intendente de la ciudad de Reconquista, brazo derecho de Perotti en el norte provincial. Tienen hoy, ambos, la difícil e incomoda decisión, a su paso calcino, de abandonar una vereda de neutralidad que los hechos ante la declaratoria bélica decretada en la sociedad Rural de Reconquista en la mañana del martes, fue anulada por sentido común y definiciones que no permiten especulaciones ni simplismos relativos. Tanto Vallejos como Perotti – intendente y gobernador respectivamente – están obligados cursar por caminos perfilados y definir sus verdaderas posturas. Gobernar para los poderes facticos y responder al electorado ya resulta una situación embarazosa que no facilita dilaciones ni ambigüedades. O se responde a los poderes políticos o se responde a los poderes facticos. Ya no sirve parecerlo, solo se aceptará serlo. Exigencias que son demandas desde ambos sectores.

Las mismas declaraciones oficiales del presidente de la nación, Alberto Fernández, que derivó en actitudes propias de un circo romano – Banderazo -, hoy parece haber acorralado en rincones de malevolencia a actores empresariales y políticos poco explicables ante la opinión pública: la decisión de intervenir la empresa – Vicentín – aunque irritantes habrías compases de esperas y negociaciones que podrían permitir salvar la ropa de algunos y la libertad individual de otros. El mismo presidente Fernández, tiempo después, retira oficialmente la intención de intervenir la empresa, que para reacción inesperada de los Vicentín y Cia., que incluye sus actores políticos reducidos a sus serviles públicos, puso en alerta y calificación de GRAVE: Ya no existe margen de lograr apoyo presidencial.

La intervención de Vicentín aunque humillante, ya no forma parte de las alternativas barajadas. Le mesa de negociación desaparece y solo queda la quiebra de la empresa, su desaparición y el avance de la justicia que permitirá correr la verdadera alfombra persa que se instauró desde un verdadero lecho procusto arbitrado por la codicia y legitimado por la inocente voluntad popular ¿A que se le teme ante el avance inevitable de la justicia en el sonado caso nacional? ¿Por qué algunos políticos de la región se han puesto tan nerviosos y al borde de la histeria?

Los anuncios presidenciales trasladó imprimiendo un mundillos de fundadas sospechas y explican, del mismo modo, actitudes que definen encerronas auto limitando su campo de acción de personeros cuya vida al margen de la ley comprando cuanta impunidad pudieron y supieron conseguir queda al desnudo de cualquier prisma. Las decisiones suicidas de cierto poder político ya no se juzga desde ese orden y parecer. Su temeridad sin límites justifica sospechas hasta ahora y para muchos, inapropiadas.

Slogans como la defensa de la propiedad privada, división de poderes y otras entidades maniqueista de poca eficacia que no alcanzó para cubrir la inocultable ALFOMBRA PERSA, hoy ya no se exponen en pronunciamientos mediáticos, sino, en actitudes suicidas a cara descubierta de personeros del ambiente empresarial y político en su pretendido salvataje de dignidad. El status de benéficos corruptos e insaciable hambrientos de dineros extraída por décadas de cajas públicas deberá contarse en primera persona. La opinión pública y el presente histórico, juzgará.

Fuente:

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario