Columna de actualidad NOTICIA NUEVA!!! 

Lorenzo Pepe: “Tenemos que dejar la vida para defender el gobierno de Alberto”

Entrevistamos a Lorenzo Pepe militante político, actual Secretario General del Instituto Juan Domingo Perón.

Un imprescindible.

Claudio Posse: Lorenzo, ¿Cómo te trata, primero, la pandemia?

Lorenzo Pepe: Como en general a la gente, cansado de estar… yo he cumplido como corresponde estrictamente las directivas, llevo 5 meses enclaustrado y salí 4 veces a cobrar mi retiro de jubilación, porque tengo que pagar expensas, tengo que pagar alquiler, comida, y bueno… necesito la plata. Así que me alquilo un taxi de un compañero, el tipo me lleva hasta el banco, me espera que cobro y me vuelve a traer a casa, y me vuelvo a encanutar acá adentro. Y bueno, eso.

Algo, sin querer, se produjo, yo soy un gran lector, lo fui siempre, y soy un revisionista histórico de muy jovencito. Tenía 19 años cuando “Pepe” Rosa me llevo a su casa y me ingreso a la religión de la historia de la Argentina, que es realmente conmovedora. Estoy terminando el último libro de Pacho O´Donnell, “Los caudillos federales”, que es realmente conmovedora. A mí me conmovió mucho, porque narra con mucha precisión la traición de Urquiza jugando al lado del imperio brasileño en aquel entonces, Pedro II, el emperador, y la traición a Rosas, la caída de Rosas. O sea, me conmueve mucho. Además, habla del instituto, dios mediante, de pedir permiso que hable con Bauer para que me permita hacer un curso de revisionismo histórico. Yo cada tanto, lo he ido planteando eso, mechándolo sin profundizar. Pero ahora tengo más, digamos, penetre un poco más en los detalles de la historia y del vaivén entre federales y unitarios. Ellos se autocalificaban iluministas, como que eran los iluminados de la República y los demás, eran la barbarie. De hecho, yo dije públicamente en puerto madre, que Macri era un hijo putativo de Bernardino Rivadavia, y le dejo hasta la herencia, porque Rivadavia le dejó a la República el préstamo a la Baring Brothers, que pagó Perón en 1946 y estos tipos nos dejaron a nosotros este desastre que Guzmán lo ha podido sortear con éxito. En fin, hay similitudes no obstante han pasado 200 años.

C.P.: Cuando hablan de grieta ¿son dos visones de país completamente diferentes que aún están en pugna?

L.P.: Y, claro, eso es lo que está en disputa y si llegáramos a patinar nosotros, difícilmente podamos levantar cabeza por muchos años. Por eso hay que tener mucho cuidado porque hay todo un grupo que, no están solos porque los medios de comunicación en su inmensa mayoría, están jugando a favor de la desestabilización y, si es posible, el derrumbe del gobierno de Alberto Fernández y nosotros tenemos que hacer… yo hablo de una brigada, pero suena muy militar, pero sí debería decirle a mis compañeros trabajadores y a los actores sociales que tenemos que estar preparados para dar una batalla, en la que hay que jugar la vida. Esto lo digo ya al final de mi existencia, yo estoy convencido que, si nos derrumban ahora, en este, creo yo, último intento de rehacer de la República de lo que yo ví de lo que hizo Perón en el gobierno, estamos fritos porque tienen un poder muy grande estos tipos.

C.P.: ¿A quienes te referís cuando decís estos tipos?

L.P.A Macri, el idiota ese a la cabeza, esa es la figurita, pero no está solo, está Magnetto, están los Saguier, hay mucha gente de mucho poder detrás. Vicentin, ¿dónde iba la guita de Vicentin que le daba este hijo de una gran perra de Gonzáles Fraga? Es muy difícil. A diferencia de otras oportunidades, lo que yo noto es una cierta quietud, si bien es cierto que ahora con la pandemia no se puede reunir, pero nosotros ya deberíamos ir pensando en hacer una multitudinaria manifestación en la calle y, en lo posible, en nuestra Plaza, la Plaza de Mayo, en apoyo irrestricto a nuestro gobierno constitucional y a la figura, tanto de Cristina que ha sido tan vapuleada, y se la banco, como a Alberto Fernández a quien conozco del año 87, así que tengo no relación fluida ´pero cuando nos vemos nos damos una abrazo, me siento amigo, me siento muy comprometido, más allá de mi ideología política, me siento muy comprometido con la persona.

C.P.: Cuales son los ejes que tiene que tratar el gobierno ahora que se restructuró la deuda, cuales son los ejes más importantes que tendría que encarar el gobierno.

L.P.: el impuesto a la ganancia Claudio. Hay que sacarles la guita a los ricos. Primero que como golpe político va a ser significativo y le va a gustar al común de la gente. Los sectores medios para abajo van a estar contentos. Yo creo que eso hay que hacerlo. Y, luego, la justicia. Esta justicia: Dios me libre, estos tipos son un grupo de delincuentes, traducidos en los mandamases sobre los bienes, la vida y el estilo de los argentinos. Es una cosa muy seria lo que ha vivido, en estos cuatro años pasados, la República y nuestro pueblo.

C.P.: ¿Si tuvieras que comparar al gobierno de Macri con quien lo compararías históricamente?

L.P.: Leyendo como estoy leyendo, veo a los iluministas, yo veo a aquel grupo dirigencial que se adueñaron del puerto de Buenos Aires y que la pelea era por eso, no entregar la aduana del puerto que les permitía vivir en la opulencia, mientras los federales pedían coparticipar. Esta es una cuestión que está pendiente, que habría que arreglarla, regimentarla a través de una legislación, que la coparticipación federal sea lo más equitativa posible a los ingresos del Estado nacional recibe. El gobierno anterior lo giraba al exterior.

C.P.: Fuiste perseguido

L.P.: La pucha… pasé más tiempo en cana que en mi casa. Fue demasiado. Empezaron siendo muy joven yo, la verdad que me causa mucho dolor porque hice sufrir a todo mi grupo familiar, empezando por mi mujer que partió hace seis años de esta tierra. La mujer que amé, la mujer que quise, la mujer con la cual tuve mi hijo, la mujer que Dios me puso en el camino, que la providencia me puso en el camino.

Me detuvieron en el ’55, un mes y medio, en Devoto, pero después me soltaron y en el 58 aplicaron el Plan CONINTES y estuve siete meses y medio en campo de mayo en un calabozo de aislamiento bajo la presidencia de una gran turro que fue Frondizi, que fue lo peor que le pudo pasar a la Argentina, desplegó una represión terrible sobre los sectores trabajadores, terminamos todos en Campo de Mayo. Los bancarios, los muchachos de la carne y todos los ferroviarios. Como yo me negué a hacer orden cerrado, me enfrente a un teniente primero y conmigo Raúl Rabiti, un querido amigo que ya partió y estoy seguro en algún lado estará escuchándome y diciendo: No aflojes Lorenzo. Sueño que después de la muerte algo tiene que haber. Quisiera encontrarme con los seres queridos, abrazarlos, correría a buscarlo a Perón a darle el abrazo que el me dio cuando lo fui a ver en el exilio. Tenía 33 años y yo iba con la mano tendida, y Perón me dijo: La mano no Lorenzo, el abrazo y me dio un abrazo y me apretaba contra el pecho, yo era muy flaquito y alto, medía un metro noventa. Al final, el día 21, cuando pegaba la vuelta le pregunté, yo le explico ahora a mis compañeros jóvenes para que entiendan el valor del abrazo, ¿Por qué abraza, cuando llegue general? Y me respondió: ah el abrazo, era para que usted no se sintiera solo. Año 66, en plena etapa de la resistencia.

Nosotros creamos la CGT de los Argentinos, yo lo propuse a Ongaro el mejor de todos notros, que la pagó durísimo, le mataron un hijo de 16 años en la calle Viamonte un Ford Falcón las AAA o los que fueran. Le pegaron 2 o 3 tiros al chico, pero no eran para el chico los balazos, eran para el padre. Querían quebrarlo, pero no pudieron, redobló la apuesta, salió a caminar por toda la república. Un gran tipo. Le hemos colocado en la Federación Grafica bonaerense, donde está el Gringo Amichetti, otro gran tipo. Los gráficos siempre han sido peleadores porque su nacimiento, al comienzo del 1900 están en el anarco sindicalismo, eran tipos e muchos cojones, de mucha valentía y se heredó y se fue pasando de generación en generación y han demostrado que efectivamente los son.

A todo ese grupo de gente lo tenemos que preparar para defender al gobierno constitucional.

C.P. ¿Cuál es el rol del Movimiento Obrero en este momento?

L.P.. Defender el sistema de gobierno, defender la figura del presidente. El presidente es un hombre que habla despacito pero cuando actúa, actúa con firmeza. Ese es un gran privilegio. No todos los hombres de la política lo tenemos. Grita poco, habla suavecito.

C.P.: ¿Te acordás de tu exposición en el congreso sobre los Ceos en el gobierno?

L.P.: en el 2001. Fue una premonición. La verdad Claudio, entre los diputados se hablaba mucho del tema. Se percibía. Un tipo de la política se daba cuenta que todo estaba encaminado a encumbrar… yo digo textualmente lo siguiente: “Van a terminar poniendo en estas bancas a los gerentes de la multinacionales”. Y, ahora, tenemos que prepararnos. Lo dije en un plenario. Tenemos que crear una brigada de trabajadores, pero me suena muy militar y yo no quiero de ninguna manera asemejarme a la brutalidad de los milicos en el gobierno. Quieren quebrar al gobierno. Desanimarlo. Sacarnos del medio y después avanzar y quedarse con el poder. Tenemos que frenarla y la única forma, a lo único que le tienen gran temor es a la gente en la calle. Entonces tenemos que sacar a los compañeros, los grupos sociales y los sindicatos. En cada sindicato tiene que haber un grupo de compañeros preparados para ganar la calle de un momento a otro.

C.P.: ¿Como ves al peronismo, sentís que hay cuadros formados?

L.P.: Nos hemos dedicado del Instituto Nacional Juan Perón que presido a formarlos, si hemos tenido éxito, no lo sé, habrá que probarlos en el momento que sea necesario. Pasaron tres generaciones de jóvenes 100 cada jueves durante todo el año, se llevaban un libro de doctrina peronista y otro más chiquito que escribí, contestándole al idiota de Fernando Iglesias. Porque el escribió un libro que decía que el peronismo era el responsable. Yo le contesto: si, imbécil, es el peronismo.

C.P.: ¿Quién es el conductor o la conductora del peronismo hoy?

L.P.Acá se aplica la vieja frase de Perón, que todo peronista lleva su bastón de mariscal en la mochila. Yo creo que cada uno de nosotros puede aportar mucho armar una conducción fuerte. El que hizo mucho fue Gioja, yo lo conozco mucho, fuimos diputados juntos, tengo una fuerte relación con José Luis. No hubiera habido Frente Para Todos sin José Luis, el tipo que convenció a Massa fue José Luis, Massa era casquivano… no estaba convencido. No tengo ninguna crítica para con él, al contrario, lo escucho y lo veo firme mente comprometido con el proceso de cambio que estamos tratando de instalar.

C.P.: te pido, por último, un mensaje a las nuevas generaciones.

L.P.Los Pueblos a medida que avanzan producen hechos significativos. Nosotros incorporamos definitivamente a la acción política la Justicia social en la década del 40. Nos está costando mucho colocar a la mujer, fíjate le acabo de contestar a Pergolini, de muy mala manera el insulto de hijos de puta que le hizo a los legisladores, le dije: sos un pelotudo además de ser un ignorante. Primero ninguna mujer es merecedora de un insulto, ninguna mujer por ninguna razón. Es una deuda que tenemos con las mujeres. Nosotros tenemos que terminar con el femicidio. Es un disparate. Tenemos muertas todos los días por locos de mierda que se enojan y terminan matando a su compañera. Yo amé mucho a mi mujer, la amé con toda mi vida, yo me jugaba que iba a partir primero, en general el hombre fallece primero. En este caso fue al revés. Y te voy a decir una cosa Claudio, la gente no cree en el amor, hay que creer en el amor. Es una cosa inexplicable. Las chicas hablan de las mariposas en el estómago, yo no sé si la tenía en el mate. Yo lo que sé que esa chica, a los 18 años empezamos a hablar, tuvimos 9 de novios y a los 27 me casé. Y mientras era mi novia me iba a ver a la cárcel. Entonces dije: esta es la mujer. Un día en Campo de Mayo me dice: Loren, arrímate. Yo me arrimé y me colgó una cadenita con una cruz, que ahora la estoy tocando y acá la llevo, sesenta años colgada de mi cuello. Ahí decidí casarme en cuanto saliera de campo de mayo. Yo salí en febrero del 67 y me casé en noviembre, unos meses después. Me casé con la mujer que me había bancado toda la cana. Esa era la mujer. Encima me ponía esta cruz y no la iba a dejar escapar. No hay que tener miedo, se los digo a las compañeras, en decir mi mujer. Las compañeras tienen que animarse a decir este es mi hombre. ¿No te gusta eso Claudio? Te dí vuelta el bocho.

C.P.: Lo que pasa que ahora, por ejemplo, se dice la y el compañera y compañero.

L.P.: Eso está bien. Está bien dicho

Claudio, de lo que tenemos que estar seguro es que somos la corriente política de la argentina. El viento de la historia empuja al peronismo. Por eso estamos vivos, nos bombardearon, un año después nos fusilaron, se llevaron a30000 compañeros nuestros, la mayoría peronistas y laburantes. El primero de ellos fue Felipe Vallese. Hemos sufrido mucho

El peronismo se ha ganado un lugar en la historia de la Argentina, como ningún otro sector político. Mucha y demasiado sangre dejamos sobre este suelo que amamos profundamente.

Fuente: Identidad Colectiva

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario