Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! 

Reapertura hay, falta demanda

El 94 por ciento de las fábricas ya están trabajando.

Los niveles de producción y ventas están en recuperación, pero aún presentan fuertes caídas interanuales, según un estudio de la UIA.

El panorama industrial de julio fue de alto grado de operación fabril y, sin embargo, la mayor parte de las empresas mostraron caídas muy fuertes con respecto a la situación previa a la pandemia. Ese escenario pinta el último informe de coyuntura de la Unión Industrial Argentina (UIA) y marca el pulso de una economía que si bien está en buena medida habilitada para operar, ahora enfrenta de lleno los problemas de demanda por caída de ingresos, menor circulación de personas por temor al contagio y baja de exportaciones. Adicionalmente, hay muchos problemas operativos vinculados al transporte.

Un llamado de atención del informe de la UIA radica en que seis de cada diez empresas encuestadas dijo tener problemas a causa de la prohibición de los despidos, lo cual puede ser interpretado como una intención masiva de achique de personal que por ahora es frenada por la medida oficial. Además, un 8 por ciento de las empresas no pudo pagar salarios, por encima del 3 por ciento del relevamiento anterior.

En julio, apenas un seis por ciento de las unidades industriales estuvieron paralizadas. Esto implica que hay una situación de fuerte apertura de la actividad manufacturera. Este dato representa una franca mejora en relación al 20,5 por ciento de las empresas paralizadas en mayo y al 46,6 por ciento de abril. Queda claro que desde el punto de vista industrial, el aislamiento obligatorio se redujo a una mínima expresión.

Sin embargo, la habilitación no es sinónimo de normalidad: seis de cada diez empresas consultadas por el equipo de investigación de la UIA tenía caídas de producción por encima del 25 por ciento con respecto a la situación previa a la pandemia. Una cuarta parte de las firmas enfrentaba bajas de producción de hasta el 25 por ciento y un 10 por ciento está mejor parado.

Si se toma en cuenta el nivel de ventas, el panorama es relativamente parecido. Casi la mitad de las empresas tienen caídas de ventas superiores al 30 por ciento, una quinta parte de las firmas sufren bajas de hasta el 30 por ciento y el 22 por ciento está igual o mejor.

Al mismo tiempo, la crisis de producción y ventas es menor que hace algunos meses. Por ejemplo, en abril el 63 por ciento de las empresas tuvieron caídas de ventas mayores al 60 por ciento; en mayo, el 33 por ciento tuvo derrapes mayores al 60 por ciento y en julio, el 19,8 por ciento. Aun así, la situación dista de estar en el nivel pre-pandemia, que de por sí no era bueno, luego de una recesión casi ininterrumpida desde abril de 2018.

Por otro lado, los datos de julio muestran que el problema de no contar con la habilitación para operar dio lugar a otra serie de dificultades operacionales. La UIA detectó que siete de cada diez empresas enfrentaron problemas para organizar el transporte interjurisdiccional, seis de cada diez tienen inconvenientes con el plazo de los cheques y con el acceso a las divisas por las regulaciones del BCRA. Además, cuatro de cada diez se ven perjudicadas por la situación del transporte internacional.

Fuente: Pagina12

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario