Justicia NOTICIA NUEVA!!! 

Los fabulosos terrenos en CABA vendidos a los aportantes de la campaña de Macri

La Oficina Anticorrupción (OA) amplió la denuncia por la escandalosa venta de propiedades del estado en la Ciudad de Buenos Aires.

En septiembre pasado ya se apuntó contra seis valiosos terrenos subastados en Catalinas, entre Retiro y Puerto Madero, con sólo uno o dos oferentes en cada subasta y a menos del valor fijado por el Tribunal de Tasación. Los beneficiarios fueron amigos de Mauricio Macri, familiares y aportantes a su campaña electoral. Ahora la OA sumó un séptimo terreno en Catalinas, tasado en 45 millones de dólares y vendido en 40 millones, al único oferente: una sociedad vinculada a Paolo Rocca y Techint, también aportantes de la campaña de Macri. Sobre otro terreno de enorme valor, que ya estaba en la mira, en el exclusivo Barrio Parque, la OA presentó documentación de que en la sociedad compradora aparecen Gustavo Arribas –“mi amigo más vivo”, según lo definió Macri–, un primo del expresidente; dos hijos de Nicky Caputo y otros aportantes a la campaña del expresidente, según el relato de la OA. El terreno de 10.000 metros se subastó en 44 millones de dólares, casi el precio de base, cuando inmobiliarias de la zona señalan que no vale menos de 70 millones.

La denuncia presentada originariamente por la OA, que lidera el fiscal Félix Crous, apuntó contra las autoridades de la Agencia de Administración de los Bienes del Estado (AABE), encabezadas por Ramón Lanús. La base fue una investigación de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y tuvo luego el apoyo del fiscal Gerardo Pollicita. Tras algunas idas y venidas, la causa quedó radicada en el juzgado que perteneció a Claudio Bonadio y que ahora está a cargo de Julián Ercolini.

La mecánica fue siempre la misma. Valiosas propiedades puestas a la venta en subastas en las que participaron uno o a lo sumo dos oferentes. El valor de adjudicación fue menor que el fijado por el Tribunal de Tasación o uno muy similar y, desde ya, muy por debajo del valor de mercado. Los que se quedaron con la propiedad fueron, indefectiblemente, aportantes a la campaña electoral de Mauricio Macri.

En la ampliación de la denuncia, el organismo que conduce Crous pone el foco en un séptimo terreno del barrio Catalinas, que son las manzanas de oro que están detrás del hotel Sheraton, al lado del centro financiero de la ciudad. En la primera denuncia, la OA sostuvo que hubo un perjuicio para el estado de 75 millones de dólares.

En junio de 2019, el Tribunal de Tasación fijó el valor del lote 1C en 45 millones de dólares y el valor de base de la subasta en 37 millones. La AABE lo subió a 40 millones y se vendió a 40.500.000 dólares. Las bases se fijan para que en la puja el valor vaya creciendo, pero la jugada resultó idéntica a las anteriores: se presentó un solo oferente, que se llevó la propiedad casi al valor de base, 4.500.000 dólares por debajo de la tasación y a un precio mucho menor que el valor comercial.

En otras sociedades que se quedaron con terrenos aparecían familiares del dueño de la casa en la que se aloja Macri en Villa La Angostura o Nicolás Caputo o un socio de Jorge Blanco Villegas, tío y supuesto testaferro de Macri o Eduardo Constantini. Todos aportantes de la campaña presidencial de Cambiemos.

En el caso del terreno en Catalinas tasado en 45 millones de dólares, la baneficiaria fue una financiera ligada a Techint, que también financió la carrera de Macri y que luego aportó varios funcionarios a los puestos de gobierno, según señala el escrito de la OA.

El otro terreno subastado por debajo de su valor fue el de Barrio Parque. Los propios vecinos hicieron la denuncia inicial, pero ya en la presentación de septiembre de 2020, Félix Crous mencionó las primeras irregularidades. Ahora amplió aquella denuncia.

“Conforme surge del acta de la subata -dice la OA- se anotaron para participar Fides Investa y Fideicomiso Vías de Ocampo. Tal como surge del contrato de fideicomiso, Fides formaba parte de Vías de Ocampo”. En otras palabras, eran lo mismo.

La base fueron 40 millones de dólares y, como en el caso de Catalinas, se adjudicó a 40.400.000 dólares. O sea, virtualmente el valor de la base: no hubo puja alguna.

En el análisis, la OA precisa que Vías de Ocampo se formó el 3 de julio de 2018 y recién el 11 consiguió el seguro necesario para participar. O sea, no llegaba a presentarse a una subasta programada para el 6 de julio. Sorpresivamente se dispuso una prórroga para el 13 de julio. Lo curioso es que tampoco llegaban a tiempo a ésta última fecha, pero se benefició con que las autoridades dijeron que “se colgó el sistema”. El patrocinio jurídico de las dos empresas, que eran una, Fides y Vías de Ocampo, estuvo a cargo del estudio Sabsay.

Fuente: Pagina12

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario