NOTICIA NUEVA!!! Política Nacional 

Macri, la torpeza y el pasado que retorna como síntoma

La causa judicial por el espionaje a los familiares de los submarinistas muertos del ARA San Juan complica y mucho al ex presidente

Por Rodolfo Montes

La causa judicial sobre espionaje a los familiares de los submarinistas muertos del ARA San Juan complica y mucho a Mauricio Macri. Nunca antes desde la reinstauración democrática la cúpula de un gobierno escuchó ilegalmente (no sólo por el caso de familiares de los militares) a más de 300 personas y 150 organizaciones civiles, como se investiga sobre Macri en sedes judiciales y el Congreso. Pruebas en cantidad y calidad podrían conducir a un procesamiento fundado. El tema de fondo, el más escalofriante, son los 44 muertos por causas aún no develadas, cuya investigación también escala una cadena de responsabilidades que en su cúpula distingue al comandante en jefe de la Fuerzas Armadas, el por entonces presidente.

Cuando una incomodidad política (y jurídica) agobia a un dirigente, el tropiezo, el error, la torpeza, terminan por emerger. A veces de forma insólita, como manotear y tirar al piso el micrófono del único canal nacional de noticias opositor (C5N) a su gobierno (en la cobertura de su presentación ante el juzgado de Dolores), cuyos directivos principales pasaron una temporada presos justamente por el impulso público del entonces presidente y el accionar de un sector de la Justicia federal que aplicaba, y aplica, a perseguir opositores, con Cristina Kirchner como principal objetivo. Luego del manotazo provocador, que terminó con el cubo de C5N en un charco de agua, en el piso, hubo sorpresa y estupor: al cabo, se trata de un ex presidente, que como tal cobra una pensión cercana al millón de pesos por aquella tarea, que cuenta con seguridad permanente a cargo del Estado.

Macri, sopesando su gesto violento que hizo correr frío por las espaldas de los dirigentes de su fuerza política, que transitan días clave ante las próximas elecciones, salió con una explicación autoexculpatoria: “Fue un acto reflejo”. Como quien se golpea en la frente por la picadura de un mosquito.

El gesto, desde ya, funcionó como un intento de afrenta a la consagrada libertad de expresión. Sin embargo, no radica en ese detalle la gravedad del acontecimiento sino en todo lo que encierra esa ráfaga callejera, ese acto comunicacional, su dimensión simbólica (semiótica), por parte de un ex presidente que oscila peligrosamente entre calificar como un “retirado”, o como un puntal activo e insoslayable, para la principal fuerza opositora que ganó en septiembre en las urnas.

Ese pasaje de pantalla que viene ensayando Juntos por el Cambio (JxC), del líder, ex presidente, que trae un fracaso de su turno presidencial a otro liderazgo, también formado en la Capital Federal, de Horacio Rodríguez Larreta, pareciera que arrancó bien en las Paso. Sin embargo, nada es definitivo ni seguro para los próximos turnos electorales. La torpeza del pasado reciente vuelve como síntoma para JxC, a la vez que su ausencia total no favorecería a la derecha política, económica, comunicacional y cultural de la Argentina. Sin Macri, surge un inquietante vacío. Con Macri en escena, ¿JxC retrocede?.

Fuente: La Capital

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario