Economías Regionales NOTICIA NUEVA!!! PYMES 

La historia de la bahiense detrás de la marca “Yumba”

Cuando supo que la resina para su contrabajo no se elaboraba en Argentina, Guillermina empezó a fabricarla. Hoy la marca se exporta a una veintena de países.

Lo que en un principio parecía un obstáculo terminó convirtiéndose para Guillermina Esmoris en una oportunidad: la contrabajista se quedó sin resina para su instrumento y decidió crearla ella misma. Hoy, su marca se vende en más de una veintena de países y la joven de 30 años acaba de recibir el premio Exportar 2021.

Fue en 2017 cuando, al comenzar sus clases en el Conservatorio de Música de Bahía Blanca, su maestro le explicó que necesitaría este producto si quería que el sonido de su contrabajo fuera el esperado. Sin embargo, nadie lo elaboraba en Argentina. Y ella se había quedado sin el suyo.

“La (resina) que yo tenía cuando empecé a estudiar (que venía de regalo con el instrumento y era de mala calidad) se había roto”, le cuenta la emprendedora a INFOCIELO sobre lo que fue el puntapié para crear Yumba. Esto, combinado con el hecho de que no había una opción nacional, la convenció de intentar producirla ella misma.

“Vi un documental del contrabajista de tango Horacio Cabarcos que mostraba que hacía su propia resina en el patio de su casa tras aprender de su padre y me motivó para empezar a probar”, recuerda.

El nombre de la marca es por el tango

El nombre de la marca es por el tango “La Yumba”, de Osvaldo Pugliese

Si bien no contaba con experiencia en el mundo del emprendedurismo, Guillermina asegura que siempre tuvo “mucha iniciativa y pasión” por las cosas que despiertan su interés. Fue así como convirtió una lata de tomates en su primera maquinaria. Además, la pareja de su padre, quien trabajaba en una compañía química, la asistió con los elementos principales.

“No había fórmulas ni información de ningún tipo. Tuve que probar desde cero con intuición, siendo muy metódica”, sostiene acerca de los primeros ensayos, que contaron con testers de lujo: músicas y músicos del Teatro Municipal de Bahía Blanca, y su profesor y compañeros del conservatorio.

“Entre todos fuimos ajustando la fórmula para lo que cada uno necesitaba, porque los violines necesitan que sea de una manera, los cellos de otra y los contrabajos de otra”, explica, y agrega: “Fue todo un camino de aprendizaje y experimentación”.

La materia prima principal de Yumba proviene de la zona del Litoral argentino, ya que el clima tropical, la trama de ríos que atraviesa el territorio y las abundantes lluvias de la Mesopotamia crean condiciones óptimas para el crecimiento de los pinos.

Guillermina comenzó a hacer la resina en su casa de Bahía Blanca

Guillermina comenzó a hacer la resina en su casa de Bahía Blanca

Inspirada en un tango

La Yumba es una canción compuesta por Osvaldo Pugliese en 1946, durante la denominada “Edad de oro del tango”. Su nombre proviene de la onomatopeya rítmica “zhoóm-ba”: la sílaba “Zhoóm” o “Yum” corresponde a los tiempos fuertes, y la sílaba “Ba”, a los tiempos débiles.

Este recurso fue adoptado por otras orquestas y compositores, convirtiéndose en un marcato característico del estilo. “Quisimos identificar nuestra marca con ese sonido, que fue el sonido de una época nueva en Argentina”, explica la empresa en su página web.

“También es una forma de homenajear al maestro Pugliese, popularmente considerado como un santo protector de los músicos. ¡Y porque sabemos que para tocar yumbeado hay que tener los arcos bien cargados de resina!”, agrega.

Además del nombre, el packaging también es muy característico y cumple con dos objetivos: el de preservar la resina de las condiciones ambientales y los posibles golpes o caídas y, a través de la tipografía del logo y el envase de hojalata, el de representar el florecimiento industrial que caracterizó aquella década de oro.

Un encuentro con Stevie Wonder

En 2019, Guillermina viajó con la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI) a la feria NAMM en California, una de las más importantes del sector de la industria de la música.

“Una tarde se estaba yendo el día, estábamos muy cansados y, de golpe, escuchamos una especie de murmullo y aparece Stevie Wonder. Estaba recorriendo la feria y pasó tranquilamente por delante de nuestro stand”, recuerda la joven de 30 años.

“Estábamos todos fascinados y, con un ímpetu muy argentino, empezamos a gritarle ‘Stevieeee’. Fue un momento muy extraordinario”, resalta sobre el día en que su emprendimiento la llevó a conocer al ícono estadounidense.

Las resinas Yumba homenajean al maestro del tango Osvaldo Pugliese

Las resinas Yumba homenajean al maestro del tango Osvaldo Pugliese

De Argentina al mundo

Cuando habla de su marca, que se convirtió en la primera de origen nacional en fabricar y exportar resina para instrumentos, Guillermina se encarga de recalcar el acompañamiento de diversos organismos estatales.

“No es un proyecto que yo pude hacer sola, lo hice siempre acompañada por las herramientas disponibles en el Estado”, aclara. Entre esas entidades nombra al Banco Provincia, al Fondo Semilla del Ministerio de Desarrollo Productivo y la herramienta Exporta Simple, dependiente de la misma cartera nacional.

Estos programas, subraya, hicieron posible que comenzara a producir en serie y convirtiera lo que comenzó siendo un experimento en su casa de Villa Mitre en una marca con proyección internacional.

Guillermina recibió el premio Exportar 2021

Guillermina recibió el premio Exportar 2021

Así, en pocos años, la firma logró posicionarse países como Australia, Singapur, Noruega, Estados Unidos, Brasil, Corea, España y Canadá. Además, fue distinguida días atrás en los premios Exportar 2021 y su creadora asegura: “Tiene una calidad muy alta, es un producto que resalta, con muchas cualidades”.

“En el mercado externo compite con otras resinas artesanales de alto valor agregado, que son muy costosas. Allá tiene un precio competitivo, yo quería posicionarla de esa manera para que pudiera competir con las más altas pero también ser accesible”, explica.

A nivel nacional, en tanto, cada lata cuesta alrededor de $1.500. “Es un objetivo de la marca mantener costos bajos en el mercado interno para que sea accesible para todos los músicos y las músicas de Argentina”, cierra la empresaria.

Fuente: Infocielo

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario