Economia Social NOTICIA NUEVA!!! 

Promoción de la economía popular: ¿Cómo es el régimen que impulsa el Gobierno?

El proyecto que vienen negociando las organizaciones sociales ligadas al FdT

En una visita a cooperativas de reciclado, el ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que se instrumentarán medidas para promover la economía popular. Entre las iniciativas previstas se cuentan la creación de un monotributo productivo gratuito para los trabajadores del sector, acceso al crédito, mejoras en los canales de comercialización y una reserva de compre estatal para los productores.

Por Laura Vales

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que dará impulso a un régimen de promoción de la economía popular, un proyecto que viene elaborando junto a funcionarios de Desarrollo Social. Impulsada por el Movimiento Evita, la propuesta abarca un conjunto de medidas: creación de un monotributo productivo gratuito para los trabajadores del sector, acceso al crédito, mejoras en los canales de comercialización, la apuesta a una política de integración vertical que permita que el excedente quede dentro de los sectores populares. También se habla de una reserva de compre estatal para los productores de la economía popular, política prometida recurrentemente en los últimos años, pero implementada sólo en casos que son la excepción.

Pablo Chena, economista del Evita y director de Economía Social y Desarrollo Local, explica sobre este paquete que su movimiento viene negociando con el ala económica: “El proceso para desarrollar la economía popular tiene una circularidad por etapas. El paso inicial es la formalización. Queremos formalizar porque eso inicia una lógica circular de desarrollo de la economía popular, por ejemplo ayuda a vender más, a acceder a otros canales de comercialización. Hoy tenemos inscriptos en el Renatep más de 3 millones de trabajadores, pero solamente 400 mil declaran fiscalmente su actividad. Es decir que ahí existe un cuello de botella y por eso pensamos en el monotributo productivo. Estar fiscalmente inscripto –agrega–, es imprescindible también para acceder al crédito”.

El proyecto de monotributo productivo fue ingresado al Congreso en diciembre para su tratamiento, aunque ahí quedó, todavía no fue debatido en comisiones, en parte por la demora que tuvo la Cámara de Diputados en constituirlas, tras la interna abierta en el oficialismo por la fima del acuerdo con el FMI. El monotributo productivo básicamente habilita que durante los primeros dos años un trabajador de la economía popular no tenga que pagarle a la AFIP, con la posibilidad de extender la gratuidad a dos años más, de acuerdo a su situación económica.

En el acceso al crédito viene trabajando centralmente el INAES, el organismo que controla y fomenta el desarrollo de las cooperativas y mutuales, que hoy está a cargo de otro economista del Evita, Alex Roig. Si bien la inscripción de cooperativas de trabajo tuvo un fuerte aumento en el último año, con la simplificación de los trámites –durante el macrismo se había generado la tendencia contraria–, la expectativa no es que todos quienes trabajan en la economía popular adopten una forma cooperativa de organización del trabajo. Parte del proyecto es habilitar asociaciones de constitución sencilla, para que los emprendimientos de la economía popular tengan, aún no siendo cooperativas, una protección jurídica.

Chena apunta sobre este modo de leer la economía popular, sus posibilidades, que “la vieja discusión que tenemos con el ala tradicional del desarrollismo es que la economía popular no necesita sólo de un shock distributivo, necesita esencialmente de un shock productivo. Debemos migrar del subsidio para la subsistencia al desarrollo sostenible del sector”.

Sobre el compre estatal ya existe un proyecto para modificar la ley actual, enviado al Congreso el año pasado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, pero que no incluye a la economía popular. Sin embargo, Guzmán aseguró que el Estado va a “comprar popular” en su recorrida por Almirante Brown, donde los movimientos sociales le mostraron cómo trabajan seis cooperativas de reciclado. La presencia de los dirigentes del Evita y Somos Barrios, como Emilio Pérsico y Daniel Menéndez en esa actividad –en rigor, estuvo prácticamente toda la plana mayor del Evita– consiguió un fuerte rebote en los medios. El ministro de Economía se mostró así en el conurbano mientras desde el kirchnerismo lo critican por estar más cerca de los sectores empresarios que sociales. Se habló además de un gesto de apoyo de las organizaciones sociales a Guzmán, y de hecho lo fue, aunque en el escenario de la foto no hubo sólo respaldos, sino también pedidos de que las medidas se implementen. Muchas de ellas se daban por inminentes hace dos meses, lo que puede dar una idea de lo poco lineales que son este tipo de procesos.

Con los trabajadores registrados, políticas para darles acceso al capital mediante créditos o subsidios y una participación en el compre estatal, la economía popular puede apuntar a integrarse verticalmente, para que el excedente que genera circule más dentro del sector. Por ejemplo, que la rama del reciclado use el cartón o el plástico como materias primas –el caso visitado por Guzmán fue, justamente, el de recicladores que fabrican bolsas–, que la rama textil no sólo confeccione prendas, en la etapa que está hoy, sino también que elabore telas, que la agricultura familiar conecte a sus productores para llegar con una mayor oferta de manera directa al consumidor.

“El objetivo último es mejorar los ingresos de los trabajadores de la economía popular para que salgan de la pobreza, que tengan la capacidad fiscal necesaria para poder aportar y cerrar el círculo”, dice Chena. La apuesta de fondo es que este apoyo al sector sea el modo de “romper con la idea de una pobreza estructural en la Argentina. La pobreza va a ser estructural sólo si no desarrollamos la economía popular. Si la desarrollamos, se puede salir de la pobreza que hoy nos parece estructural”.

Fuente: Pagina12

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario