NOTICIA NUEVA!!! Política Nacional 

El IAPI: un invento argentino y peronista para la independencia económica

El Instituto Argentino de Promoción del Intercambio fue creado el 28 de mayo de 1946, bajo la presidencia de Edelmiro Farrell a través del decreto-ley 15.350, dentro de un conjunto de medidas de Juan Domingo Perón, que había sido electo presidente el 24 febrero y asumiría el 4 de junio. El primer director de este ente público fue Miguel Miranda, presidente del Banco Central de la República Argentina.

El IAPI fue un organismo para el control del comercio exterior por parte del Estado, dependiente del BCRA. Se originó con el objetivo de intervenir en la actividad exportadora de carnes, cereales y oleaginosas y así garantizar la transferencia de los recursos a los productores. De esta manera, el Gobierno fijó precios, llevó adelante compras para el mercado interno y también ventas en el extranjero.

Antes de la creación del IAPI, la economía argentina, que era principalmente exportadora de materias primas, era dominada por los capitales extranjeros. Las grandes ganancias eran para los exportadores, mientras que los productores nacionales recibían un paga menor. Y muchísimos argentinos no tenían acceso al pan. “El sector intermediario era un tumor que estaba allí, absorbiendo la mayor parte de la vida de todos los demás tejidos de la economía argentina (…) Cortamos eso, sacamos el tumor y pusimos la cánula: la cánula ahora es el IAPI”, explicó el General.

“Cuando yo me hice cargo del gobierno, el trigo se pagaba 6 pesos el quintal y cuando dejé el gobierno el trigo se pagaba 60 pesos el quintal. Hubo chacareros que compraron el campo con el beneficio de una sola cosecha. Se realizó, a pesar de lo que muchos niegan, una reforma agraria que en el primer Plan Quinquenal, entregó medio millón de hectáreas de propiedad y deberían haberse entregado un millón de hectáreas en el segundo Plan Quinquenal”, Juan Domingo Perón.

Objetivos del IAPI:

  1. Contar con un organismo especializado en cuestiones comerciales.
  2. Lograr una mejor inserción externa mediante la conquista de nuevos mercados y la consolidación de la presencia argentina en los ya obtenidos.
  3. Realizar propaganda internacional de la calidad y diversidad de los productos argentinos.
  4. Complementar la actividad privada en esta materia.
  5. Diseñar estrategias de defensa de los precios de los productos nacionales en el mercado internacional, ante el eventual deterioro de los términos de intercambio.
  6. Proteger a los productores locales frente a los cambios en los precios internacionales y la acción de los monopolios internacionales y de los países importadores de productos argentinos.
  7. Desplegar una política pública de planificación y orientación que eliminara o redujera al mínimo el impacto desfavorable de los fenómenos naturales, climáticos o económicos que pudieran afectar la producción nacional.

Reino Unido y Estados Unidos eran los principales compradores, pero entre 1947 y 1949 se alcanzaron acuerdos comerciales con Suiza, Hungría, Italia, Holanda, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Brasil y Suecia.

El IAPI tenía otra gran meta: realizar transferencias de ingresos para el desarrollo industrial. Así, el peronismo buscó la recuperación de la soberanía y la la nacionalización de la economía. Sin embargo, el 16 de septiembre de 1955, cuando Perón fue derrocado por la autodenominada “Revolución Libertadora”, se disolvió el IAPI. Una muestra más sobre los intereses de ese gobierno de facto, que respondían a los grandes poderes económicos. Así se volvió al libre mercado, ese que representa al sector concentrado.

Fuente:Agenda Peronista

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario